La explicaciones de Zuckerberg ante el senado convencen al mercado: Facebook se dispara un 4,5% en Wall Street

8

El presidente y fundador del gigante tecnológico Facebook ha asumido este martes toda la culpa en el caso de Cambridge Analytica, que utilizó datos de millones de usuarios de la red social para la campaña electoral de Donald Trump en 2016. Mark Zuckerberg ha pedido disculpas, lo que ha propiciado que las acciones del gigante tecnológico se dispararan en Bolsa hasta un 4,5% al cierre de la sesión.

Cotización de Facebook en las últimas hora de la sesión de este martes. Fuente: Investing.

La subida, del 4,5%, implica la entrada de más de 20 millones de dólares (más de 16 millones de euros al cambio actual) sólo en la sesión de este martes. Un alza que, sin embargo, no es suficiente para recuperar lo perdido desde el estallido de la polémica.

A mediados del pasado mes de marzo, los títulos de Facebook cotizaban por encima de los 185 dólares. Este martes, las acciones del gigante comenzaban la sesión a un precio de casi 158 dólares y la ha cerrado ligeramente por encima de los 165, lo que supone una subida de hasta siete dólares por cada título, que lo dejan sólo a 20 dólares del precio al que cotizaban antes de que el caso Cambridge Analytica saltara a la luz pública.

Explicaciones

“No tomamos una visión lo suficientemente amplia de nuestra responsabilidad, y eso fue un gran error. Y fue mi error. Y lo siento“, aseveró Zuckerberg ante los Comités Judicial y de Comercio del Senado estadounidense.

La audiencia de la cámara alta en la que testifica el multimillonario pretende analizar lo ocurrido con la filtración de datos de usuarios de Facebook, que fueron utilizados por la empresa Cambridge Analytica de forma ilegal para favorecer la campaña electoral de Trump.

Colabora con el fiscal para la trama rusa

Zuckerberg aseguró hoy que su empresa trabaja con el equipo del fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, para asistirle en sus investigaciones sobre la posible injerencia de Moscú en los comicios presidenciales de EEUU en 2016.

Zuckerberg informó, al ser preguntado en una audiencia ante el Senado estadounidense, de que varios de los miembros de su equipo han sido entrevistados para las investigaciones, pero evitó dar detalles para no quebrantar la confidencialidad.

“Lo que sé es que estamos trabajando con ellos”

“De hecho no sé si ha habido requerimiento legal para ello. Creo que puede que lo haya habido, pero lo que sé es que estamos trabajando con ellos“, dijo Zuckerberg, a la vez que aclaró que él no ha sido entrevistado personalmente para esta investigación.

Caso Cambridge Analytica

La comparecencia del joven multimillonario ante el Senado se produce después de que en marzo varios medios revelaran que la empresa británica Cambridge Analytica tuvo acceso en 2014 a datos recopilados por Facebook y usó esa información para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los usuarios e influir en ellas.

Cambridge Analytica supuestamente colaboró con el equipo del ahora presidente, el republicano Donald Trump, durante la campaña para las elecciones de 2016.

En un principio, Facebook cifró en 50 millones el número de afectados, pero a principios de abril admitió que Cambridge Analytica accedió en todo el mundo a los datos de 87 millones de usuarios, la mayoría de Estados Unidos.

Antes del escándalo, Facebook también tuvo que enfrentar numerosas acusaciones a finales del año pasado por permitir la difusión durante la campaña presidencial de 2016 de noticias falsas que habrían podido afectar a la intención de voto.

De hecho, esas acusaciones llevaron a Facebook, así como al buscador Google, a comprometerse el pasado mes de noviembre a adoptar medidas para detener la difusión de noticias de origen dudoso mediante la limitación de su publicidad.

Anteriormente, el pasado 6 de septiembre, Facebook ya había denunciado que 470 cuentas falsas “probablemente” operadas desde Rusia se gastaron alrededor de 100.000 dólares en contratar anuncios políticos en esta red social en los últimos dos años.

El equipo de Mueller investiga de forma independiente la posible injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses, así como si hubo o no coordinación entre Moscú y la campaña de Trump para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton.