Inicio Actualidad La extrema izquierda europea tratará de tomar el corredor Irún-Biárriz coincidiendo con...

La extrema izquierda europea tratará de tomar el corredor Irún-Biárriz coincidiendo con la reunión del G-7 en la ciudad francesa

Protesta contra el G7 de Biarriz / Imagen: G7 Ez

Partidos políticos, organizaciones sindicales y asociaciones de todo tipo ligadas a los movimientos independentistas vascos y a la extrema-izquierda de Francia y España tratarán de hacerse con el control de las principales calles y de las carreteras que forman parte de los 30 kilómetros que separan la localidad fronteriza de Irún de Biárriz, la urbe gala donde entre el 24 y el 26 de agosto se celebrará la reunión del grupo del G7, formada por algunos de los principales países del mundo.

Reunidos en la plataforma G7 Ez, más de medio centenar de movimientos sociales secesionistas, comunistas y anarquistas afirman que “hay muchos motivos para luchar en contra del capitalismo que representa el G7 y a favor de la construcción de un mundo basado en un nuevo modelo”.

Los integrantes de esta iniciativa, entre la que encuentran formaciones políticas (Sortu, Ernai, Podemos, Ezker Anitza, Partido Comunista francés), organizaciones sindicales (CGT, Steilas, Hiru) y movimientos feministas, antidesahucios o de los “chalecos amarillos”, afirman que “la cumbre del G7 simboliza la superioridad de las potencias occidentales, siendo su principal objetivo la toma de compromisos para eternizar el capitalismo y profundizar en el neo-liberalismo”. Además, estas entidades, con amplia experiencia en la toma de espacios públicos y en el diseño y puesta en marcha de numerosas acciones de convulsión callejera, creen que “la situación del mundo que simboliza el G7 es muy grave: cambio climático, aumento de la desigualdad, guerras imperialistas, crecimiento de la violencia machista, migración forzada y superioridad de las multinacionales”. Por si todo esto fuera poco, los voceros de estas organizaciones de extrema-izquierda añaden que “esta cumbre del G7 tiene la particularidad de realizarse en Euskal Herria, un territorio donde las resistencias al capitalismo, el heteropatriarcado y el imperialismo, así como la voluntad de construir un mundo diferente, siguen vivas”.

La Plataforma G7 Ez, que afirma querer “un mundo feminista y descolonial”, donde se “agriete el heropatriarcado” y en el que “se derriben las fronteras porque nadie es ilegal”, organizará un amplio cartel de conferencias, charlas, concentraciones, manifestaciones e iniciativas de protesta entre Irún y Biárriz, que incluirán tanto zonas previamente establecidas de los diferentes municipios como numerosos espacios infraestructurales (carreteras, autovías, vías de ferrocarril, etc).

Para responder a estas acciones, el Gobierno francés ha diseñado un férreo dispositivo de seguridad en el que tomarán parte más de 5.000 policías y 4.000 militares. Un centenar de unidades de las CRS (Compañías Republicanas de Seguridad), las fuerzas antidisturbios galas, especializadas en el control del orden público, se desplazarán hasta la zona que, en su epicentro, estará absolutamente cerrada a cal y canto para los participantes en el G7. De hecho, la totalidad de la zona de la playa y alrededores del centro de Biárriz se dedicará exclusivamente a servir de base de trabajo a los participantes en el encuentro y a los medios de comunicación.

Según cuenta La Tribuna del País Vasco, tanto el CNI como los Servicios de Información galos, que están siguiendo con especial atención las posibles amenazas existentes contra el encuentro del G-7, tienen constancia de que a los movimientos “oficiales” de protesta se unirán cientos de anarquistas, zadistas, ‘antifas’ y radicales, originarios especialmente de países como Alemania, Holanda o Bélgica, que buscarán desarrollar acciones violentas en diferentes puntos urbanos. Del mismo modo, todas las fuerzas de seguridad dedicadas al control del evento se encuentran especialmente en alerta por la permanente amenaza que el terrorismo islamista supone para este tipo de actos.

(La Tribuna del País Vasco)