La familia ‘OT’ se reúne por Navidad

23

La Navidad también ha llegado a ‘Operación Triunfo‘ y se nota no solo en el hecho de que en el plató se alce un gigantesco árbol y el público luzca gorritos de Papá Noel o de reno. Es que, por un día, el 25 de diciembre, en el concurso musical de TVE-1 se ha instalado el espíritu navideño: no hay competición, no hay nominaciones ni expulsiones y el jurado se ha tomado unas merecidas (y no solo por ellos deseadas) vacaciones.

Además, como en muchas casas, en las que en ese día las familias se reúnen en armonía (o al menos lo intentan) varias generaciones, la del ‘OT’ del 2017 recibe a sus mayores: una nutrida representación de la mítica primera edición del concurso, en la que desde un principio no figuraban David Bisbal, Chenoa, Mireya y Juan Camús, y de la que a última hora cayó, debido a una indisposición, el esperado David Bustamante.

Por primera vez, grabado

Y a esa gala especial, con dúos y conjuntos integeneracionales, es la que se grabó (por primera vez, ya que el concurso siempre se ofrece en riguroso directo) el pasado viernes y a la que pudo asistir EL PERIÓDICO, para comprobar cómo se marcaba un hito más en la historia de ese concurso.

Ya en el momento de la entrada del público la excitación era palpable en las instalaciones del Parc Audiovisual de Terrassa, donde se encuentra la Academia y el plató en el que discurren las galas. Pero la aparición de los 11 ‘triunfitos’ del 2001 y los 16 del 2017 sobre el escenario hizo vibrar a los ‘OTefans’ presentes, sobre todo a los incondicionales del foso, que soportaron cuatro horas de pie sin desmayo. “De vuestra energía depende que salga un programazo”, les había dicho Mateo, el animador del público, pero no hizo falta sobreactuar. Para ellos allá arriba había más estrellas que en el templo de los hermanos Roca.

Los 27 ‘triunfitos’ empezaron cantando, todos a una, aquel primer himno de ‘OT’: ‘Mi música es tu voz’. Una actuación más para alimentar la leyenda. Así se iniciaba una grabación (de un tirón, como un directo) en la que se sucederían actuaciones inéditas y sorpresas inesperadas, que reservaremos para no romper el encanto.

Dúos, tríos y cuartetos

Un cuarteto de lo más sexi, compuesto por Ana Guera, Mimi, Gisela y Vero interpretó ‘Lady Marmalade’ (Christina Aguilera). Y siguieron el dúo Alfred-Naïm (dos genios ‘comprendidos’), con su ‘Adoro’ (Armando Manzanero); Aitana y Natalia (las benjaminas de las dos ediciones), con ‘Walking on sunshine’ (Katrina & the Waves); Nerea y Àlex (tenía que haber cantando con Bustamante), y ‘Vivo por ella’ (Andrea Bocelli), y Raoul (el último expulsado) y Alejandro Parreño cantando ‘Don’t let the sun go down on me’ (Elton Jon).

Y de ahí la intimista ‘Lucía’ (Joan Manuel Serrat) con las voces de Cepeda (el del fenómeno) y Manu Tenorio; a los marchosos Agoney y Gisela y su ‘Somebody else’s guy’ (Jocelyn Brown); el cuarteto formado por Ricky, Juan Antonio, Álex y Javián y ‘Corazón espinado’ (Maná), para dar paso al dulce flamequito de Mireya y Núria Fergó, con ‘Noches de Bohemia’ (Navajita Plateá) y al dúo Roi y Vero, interpretando ‘I finally found someone’ (Barbra Streisand).

Y de nuevo otro cuarteto, Marina, Thalía, Natalia y Geno, defendiendo ‘Eternal flame’ (The Bangles); Miriam y Javián, cantando al unísono ‘Te quiero, te quiero’ (Nino Bravo), y, para acabar, otro dúo muy esperado, el de las «de España», Amaia y Rosa, compartiendo sus voces y carisma con el ‘Gracias por la música’ (Abba).

Y si todo este especial empieza con un himno archiconocido, acaba con otro: el de la nueva generación ‘OT’: ‘Camina’, que en el especial estrenan los 16 chicos ilusionados. Porque es el suyo. El que pasará a la historia de OT de esta edición que ellos no quieren que se recuerde como la novena, sino la «1.0». Estos milennial pisan (y cantan) fuerte.