La fiesta de Nochevieja de Berlín contará con un área de seguridad para mujeres

11

La gran fiesta de Nochevieja de Berlín, que cada año atrae a más de un millón de personas que se en la avenida 17 de junio para celebrar la llegada del nuevo año, contará este 31 de diciembre con una zona de seguridad para las mujeres que sean victimas de acoso sexual o violencia. La medida es inédita y funcionará gracias a la colaboración de la Cruz Roja, que trabajará a un lado del escenario principal, instalado frente a la Puerta de Brandeburgo. “Se trata de una tienda de campaña, donde las mujeres podrán refugiarse si se sienten acosadas”, dijo Anja Marx, portavoz de la empresa Silvester Nacht GmbH, que tiene a su cargo la organización de la mayor fiesta de Nochevieja de Europa. “La idea fue propuesta por la policía de Berlín después de constatar que una medida similar fue adoptada con éxito en la última Oktoberfest de Múnich.

Las autoridades de la capital bávara, durante la fiesta de octubre, confrontadas a una realidad que no admite discusión, decidieron ofrecer al público femenino una zona de seguridad donde podían buscar ayuda, protección y consejos legales. 260 mujeres acudieron a esta zona de seguridad y 30 presentaron una denuncia ante la justicia. “Si las mujeres buscan ayuda, le recomendaremos que denuncien el acoso a las autoridades”, dijo Anja Mark.

Para impedir que grupos violentos gocen de impunidad, la policía instaló una guardia móvil en un costado de la tienda y así evitar que los acosadores puedan seguir buscando nuevas victimas y evitar que se produzca una situación que escandalizó al país hace dos años, cuando cientos de extranjeros, en su mayoría de origen magrebí acosaron y robaron a cientos de mujeres en Colonia.

Aunque la gran fiesta de Nochevieja de Berlín, que se celebra desde hace 22 años en un extenso tramo que se extiende desde la Columna de la Victoria hasta la emblemática Puerta de Brandeburgo, nunca ha sido escenario de un acoso similar al que vivió Colonia el 31 de diciembre de 2015, las autoridades han adoptado rigurosas medidas de seguridad para evitar incidentes.

Los organizadores de la fiesta han contratado a 500 personas que tendrán la difícil misión de impedir que se produzcan incidentes y estarán apoyados por unos 1.400 agentes de la policía. En el acceso a la zona se controlarán todos los bolsos de los visitantes, que no podrán entrar con ningún tipo de petardos ni bebidas alcohólicas.

Pero en vísperas de la gran fiesta de Berlín, el presidente del sindicato de la policía de la capital alemana, Reiner Wendt, tuvo palabras poco amables con la iniciativa de ofrecer una zona de seguridad para las mujeres. En una entrevista con un periódico regional, Wendt señaló que la iniciativa, aunque había sido propuesta por sus propios colegas, ocultaba la dimensión política del problema. “La medida de crear una zona de seguridad para las mujeres es falsa y deja al desnudo que habrá zonas de seguridad y zonas de inseguridad en la fiesta”, dijo Wendt. “Esto representa el fin de la igualdad de género, libre movilización y autodeterminación. Las mujeres deberían tener el derecho a sentirse seguras en todas partes”, dijo el funcionario.