Inicio Actualidad La frase de Irene Montero se hizo ley: el profesor se libra...

La frase de Irene Montero se hizo ley: el profesor se libra de la cárcel porque los niños dieron su «consentimiento»

«Todos los niños, las niñas y les niñes de este país tienen derecho a amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana«, sentenció la ministra de Igualdad en el Congreso de los Diputados el pasado 21 de septiembre. Sus palabras fueron interpretadas por muchos como una «justificación de la pederastia», por lo que Vox pidió su cese inmediato. «Es urgente que esta señora dimita o sea cesada. Y que cierre ese ministerio totalitario al salir. ¡Quitad vuestras sucias manos de los niños!», escribió Santiago Abascal en su cuenta de Twitter.

Algunos les acusaron entonces de malinterpretar sus palabras y sacarlas de contexto. Sin embargo, hace apenas unos días, Irene Montero volvió a repetir exactamente el mismo discurso en Argentina, durante su intervención en un foro celebrado en Buenos Aires. «Los niños, las niñas y les niñes tienen derecho a saber que pueden amar a quien quieran y tener sexo con quien quieran«, se reafirmó la ministra.

Ahora, la repercusión de la polémica ley del ‘sólo sí es sí’ en los casos de violación y abuso sexual -donde ya se está viendo una sustanciosa rebaja de condenas– demuestra que, efectivamente, la titular de Igualdad defiende que los adultos puedan mantener sexo con niños, algo que ya ha despenalizado en la franja de 16 a 18 años.

Aunque en su momento este aspecto no cobró gran protagonismo, la nueva ley destipifica el abuso sexual en caso de que estos menores den su consentimiento, y eso es precisamente lo que ha permitido que un profesor que había sido condenado a casi 7 años de prisión por abusar de sus alumnos quede en libertad.

Si hay consentimiento, no hay delito

El hombre había sido condenado por pagar a cuatro menores a cambio de que se dejaran tocar y chupar ciertas partes del cuerpo. Tres de ellos, sin embargo, tenían entre 16 y 17 años, por lo que, tras la entrada en vigor de la polémica ley del ‘sólo sí es sí’, el delito desaparecía. Tras el recurso presentado por sus abogados, la Audiencia Provincial de Madrid estimó que, con la nueva redacción, «el consentimiento prestado por personas mayores de 16 años no es constitutivo de delito, excepto que dicho consentimiento se preste empleando violencia, intimidación o abuso de una situación de superioridad o vulnerabilidad de la víctima, que no es el caso».

Así, el tribunal estimó el mandato del artículo 2.2 del Código Penal, que contempla la retroactividad de las leyes en caso de que beneficien al reo, por lo que no tuvo más remedio que suspender la condena relativa a los abusos a estos tres menores, que se había fijado en 6 años y 3 días de prisión. El acusado se quedaría únicamente, por tanto, con una pena de 1 año y 3 meses de prisión, correspondiente al abuso de otro menor que todavía no había cumplido los 16 y al delito de posesión de pornografía infantil, de tal forma que ya ha sido puesto en libertad. Con todo, las palabras de Irene Montero, primero en España y después desde Argentina, ya no dejan lugar a dudas.

Publicidad