Inicio Actualidad La Fundación Franco denuncia el “ocultismo” de la alcaldesa de El Escorial...

La Fundación Franco denuncia el “ocultismo” de la alcaldesa de El Escorial en la exhumación

La Fundación Francisco Franco ha denunciado el “ocultismo” de la alcaldesa de San Lorenzo de El Escorial, Blanca Juárez -que lidera una plataforma vecinal apoyada por PSOE y la marca de Podemos- en la tramitación para la exhumación de los restos del dictador.

El pasado 22 de noviembre, el Ayuntamiento recibió del Gobierno el proyecto técnico para exhumar a Franco del Valle de los Caídos. Ese informe contiene el coste y el plan de trabajo de la exhumación y tiene que recibir ahora el visto bueno del Consistorio, algo para lo que el Ejecutivo no prevé problemas. En la práctica, el Ayuntamiento únicamente debe informar al Gobierno acerca de si la obra necesaria para la exhumación respeta la normativa urbanística local, para lo que se solicita informe al aparejador municipal.

La Fundación remitió el pasado 14 de noviembre un escrito a la alcaldía para solicitar que se procediera a la entrega y notificación de “todas y cualesquiera de las actuaciones realizadas” en relación a las obras realizadas en un lugar “catalogado e integrante del Patrimonio Histórico” y en lo relativo al “levantamiento de losa y reposición de canalizaciones y conducciones subterráneas de aire ahí existentes” antes de la sepultura de Franco.

Ante el silencio del Consistorio, se repitió la misma comunicación el día 27. Un escrito que, de nuevo, quedó sin respuesta “aún teniendo reconocido ese derecho de acuerdo con nuestra condición de parte interesada”, señalan.

Características de obra mayor

En una tercera carta, la Fundación denuncia “el ocultismo de la alcaldesa que no solo no ha dado respuesta a ninguno de los escritos presentados por la Fundación sino que ha hurtado el debate de lo que en realidad se trata de una obra mayor que precisa del correspondiente proyecto contemplativo de todas las actuaciones a llevar a cabo y del plan de seguridad y salud de los trabajadores que debieran intervenir en el uso de la grúa y maquinaria”, dicen desde la Fundación.

Como reveló OKDIARIO, el Gobierno catalogó los trámites para sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos como obra “menor”, una calificación que permite reducir los controles y supervisiones y realizarla de urgencia. Según el informe técnico de la exhumación, el coste de las obras es inferior a 4.000 euros y no afecta a cambios suficientes como para mantener los mecanismos de control que suelen rodear a este tipo de reformas, especialmente cuando se está tocando un monumento.

“Sigilo ladino y tramposo”

Pese a lo aparentemente simple del proceso, la alcaldesa de El Escorial ha impuesto un secretismo absolutamente inusual sobre los trámites, que se encarga de tutelar personalmente. Un “sigilo”, entienden en la Fundación, “ladino y tramposo”.

Así, se remiten a la comunicación escueta con que se ha informado a los grupos municipales:  un correo electrónico en el que, escuetamente, se señala que “ha llegado petición de informe del Ministerio de Justicia referente a las actuaciones arquitectónicas en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos (Valle de Cuelgamuros, San Lorenzo de El Escorial, Madrid) como consecuencia de la exhumación de D. Francisco Franco Bahamonde…”.

En la última carta remitida al Consistorio, la Fundación denuncia que “el mensaje de la alcaldesa es exiguo e incompleto respecto a los detalles de la obra”,  puesto que solo señala que consiste, de acuerdo al email remitido a los partidos, en “retirada de losa sepulcral y posterior reposición de solado” sin que los concejales componentes del Pleno del Ayuntamiento conozcan más sobre el contenido y composición del informe técnico que se envió por parte del Ministerio de Justicia, demostración inequívoca una vez más, de la actuación y gestión mañosa y taimada de este asunto por parte del Ministerio de Justicia y, ahora también, del Ayuntamiento”.

“Inusual prisa y sospechosa impaciencia”

Una actitud, denuncia la Fundación Franco, “más cercana al disfraz y disimulo que a la transparencia y claridad que este asunto requiere”. Asimismo, añade que “se pone de manifiesto por parte de la Administración una inusual prisa y sospechosa impaciencia en la tramitación de este expediente al considerar como obra menor a una actuación administrativa que viene apoyada y fundamentada por un proyecto que requiere de singular atención en el estudio de los múltiples elementos técnicos y un concienzudo análisis de las actuaciones y trazados que se deben llevar a cabo”.

Es por ello que la Fundación ha presentado varias alegaciones, recordando, en primer lugar, que la Basílica del Valles un lugar sagrado y de culto, y, por tanto, “tiene garantizada la inviolabilidad con arreglo a las leyes”.

“Es decir -se advierte- ninguna obra o acto dentro de un lugar de culto como la Basílica del Valle de los Caídos puede llevarse a cabo, y menos un acto que de contrariar dicho tratado Internacional y la voluntad de la familia podrías constituir un delito de profanación”.

“Ausencia de conocimiento técnico”

Por otro lado, denuncian la “ausencia de conocimiento técnico” del Ayuntamiento al calificar como obra menor la exhumación del cadáver del dictador, pese a que no se dan los requisitos para ello.

Así, señalan que, por las dimensiones de un doble féretro soldado y cuyo peso se desconoce, así como el de la losa que lo cubre será necesario introducir una grúa u otra maquinaria pesada, no solo en el interior de la Basílica, sino en el hueco donde se encuentra el féretro para proceder, primero a la elevación de la losa que lo cubre y después a la elevación de la carga de una doble caja soldada en lugar cerrado desde hace 43 años.

Además, se avisa de posibles trastornos y problemas en la puerta de la Basílica y de la falta de información sobre lo que se va a hacer con cañerías, canalizaciones y conductos subterráneos que fueron reformados en el momento de la inhumación de Franco en el Valle. Tampoco consta informe del impacto interior arquitectónico en un espacio reconocido por la UNESCO como Bien Patrimonio de la Humanidad, entre otros puntos que denuncia la Fundación.