Inicio Actualidad La Fundación Franco triplica el aforo en su cena anual

La Fundación Franco triplica el aforo en su cena anual

«Este año hubiéramos llenado dos o tres locales como este para homenajear al Caudillo». Son palabras de los organizadores de la cena anual de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), que se celebró el viernes con éxito absoluto en Madrid.

Publicidad

La cita, que conmemoraba el 127 aniversario del nacimiento de Franco, contó con la presencia de 446 personas y más de 200 se quedaron sin poder asistir por falta de aforo. Entre los presentes, llegados de toda España, había «muchos jóvenes», según fuentes de la organización. Respecto a otros años, la asistencia fue «el doble, pudiendo haber sido el triple o más», aseguran, si hubieran tenido cabida todos los interesados.

El acto estuvo presidido por Luis Alfonso de Borbón, bisnieto del dictador, al que acompañaba su mujer. Aparte de otros bisnietos, entre los nietos se encontraban Cristóbal y Jaime Martínez-Bordiú Franco. Desde Estados Unidos se desplazó un sobrino del homenajeado, Alfonso Aznar, delegado de la FNFF en Austin (Texas).

En la mesa presidencial estaban asimismo Juan Chicharro, presidente de la Fundación Franco, y Jaime Alonso, su portavoz, testigos de «una cena alegre total» amenizada con vídeos, en la que no paró de cantarse –el himno de infantería o el de la Legión, por ejemplo– y en la que se enarbolaron banderas preconstitucionales.

En este sentido, el general Chicharro defiende el uso en el evento de las dos enseñas, «la actual y la histórica. Respetamos la legalidad presente y la historia que representa el Águila de San Juan, que se puede ver desde Bruselas hasta la Patagonia», dice en referencia a la bandera de los Reyes Católicos elegida por Franco.

Publicidad

Hubo representación de delegaciones de la Fundación Franco de todas las provincias, y asistió el párroco que realizó la inhumación de los restos de Franco en Mingorrubio, Ramón Tejero, acompañado por sus padres, el ex teniente coronel Antonio Tejero y su esposa, Carmen Díaz.

No faltó el equipo jurídico que ha estado luchando a golpe de recursos contra la exhumación de Francisco Franco, que fue expresamente mencionado por la organización en un vídeo y recibió una fuerte ovación. Al frente, el letrado Luis Felipe Utrera-Molina, también presente en la cena celebrada el viernes.

Publicidad

«Por supuesto» se hizo también «una mención especial» al padre Santiago Cantera, prior de la abadía benedictina del Valle de los Caídos, recibida entre aplausos como reconocimiento a su firmeza en defender la inviolabilidad del templo durante la batalla contra la exhumación.

El acto finalizó con unas palabras del general Chicharro, de Alfonso Aznar y de Miguel Menéndez Piñar, nieto de Blas Piñar, histórico líder ultraderechista.

«Si lo que Pedro Sánchez quería con la exhumación era que a Franco se le olvidase y se le arrinconase, está claro que no lo ha conseguido», aseguran desde la FNFF. «Lo que nosotros queremos es que las libertades sean reales y no ficticias. Que los políticos se dediquen al bien general de los españoles y no a los intereses particulares de los partidos», lamentan acerca de la situación del Gobierno actual, a la espera de su constitución tras unas nuevas elecciones. «Nos llaman nostálgicos franquistas porque queremos la unidad incuestionable de España; que se respeten las tradiciones cristianas de nuestra patria, porque somos anticomunistas, y porque queremos que todo el esfuerzo del Estado se encamine al bienestar social de nuestro pueblo», afirman.