Inicio Actualidad La guerra de precios de las operadoras amenaza la inversión en 5G

La guerra de precios de las operadoras amenaza la inversión en 5G

La guerra comercial de las telecos está en plena ebullición, tal y como reconocen varios de los actores de esta ‘batalla’. La principal queja es la excesiva competencia en el sector, que se traduce en una ‘obligación’ por tener los mejores precios que implica que los operadores ganen menos y, por tanto, que dispongan de menos dinero para poder invertir en 5G, es decir, en el futuro.

“Si bajan los precios aún más, los operadores ganan menos y podrán invertir menos“, señalan desde una de las grandes empresas del sector, que advierte de que “es un disparate el número de competidores que tenemos en España”. Y es que es cuestión de lógica, si las operadoras tienen que bajar precios, ganan menos y, por tanto, invierten menos.

“Es especialmente un problema para los operadores tradicionales como Telefónica, Vodafone y Orange, porque afectaría su base de clientes y perderían más ingresos”, confirman fuentes del sector. Desde otra de las grandes empresas que operan en España entienden que es “cuestión de matemáticas”: “Si tú inviertes un 20% de tus ingresos en despliegue de red, el Ebidta tiene que estar por encima del 20%, porque sino no recuperas el dinero“.

“Hay una excesiva regulación que lleva a una pérdida de valor”

“Esto no es sólo un problema español, sino europeo. Han decidido que el número mágico de competidores que haya en un mercado ha de ser cuatro, y eso lleva a que en Italia estén sufriendo mucho y que el único mercado que está un poco estable es el alemán. En los demás hay una excesiva regulación que lleva a una pérdida de valor“, señalan de una de las grandes telecos.

“Hay otro problema muy grande. Y es que en Europa tenemos que tener un mercado único, porque nosotros al final competimos con Estados Unidos y con China. En Estados Unidos hay tres o cuatro grandes operadores en todo el país, y esos tienen sus economías de escala, que les permiten competir globalmente”, se quejan desde otra de las grandes firmas del sector, que creen que “ahora, cuando se habla de quién puede comprar empresas europeas de telecomunicaciones siempre se habla de compañías norteamericanas, porque tienen una escala que las europeas no pueden tener”.

“Nos dirigimos a mercados pequeños y muy fragmentados”

“Nos dirigimos a mercados pequeños y muy fragmentados. Lo ideal es que Europa fuera de verdad un mercado único, donde hubiera grandes operadores europeas que pudieran competir globalmente. Aquí no tenemos ni la infraestructura que tienen los chinos, ni tenemos las empresas tecnológicas que tienen los norteamericanos. En Europa, el único activo que tenemos son las compañías de telecomunicaciones. Y somos pequeñitos, y es un problema, no sólo para nosotros que ganamos menos dinero, sino que es un problema para Europa”, continúan las mismas fuentes.