Inicio Actualidad La industria española de Defensa, Aeronáutica y Espacio facturó un 5,8% más...

La industria española de Defensa, Aeronáutica y Espacio facturó un 5,8% más en 2018

La industria de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio sigue siendo un sector clave en España. Al menos, así lo atestiguan sus cifras de facturación, que aumentó un 5,8 por ciento en 2018. Es uno de los datos que ha presentado esta mañana TEDAE, la Asociación que aglutina a 76 empresas del sector y que reclama al Gobierno estabilidad no sólo en los presupuestos, sino también en las políticas industriales, pues consideran que son «industria de Estado». Es lo que ha pedido su presidente, Jaime de Rábago, quien ha destacado que el pasado año alcanzaron, a nivel global, «máximos históricos en facturación y empleo», haciendo hincapié en su contrubución al PIB inustrial (6,1 por ciento) y nacional (1 por ciento). En ambos casos, superior al de 2017.

Son muchas las cifras que se desprenden de la extensa radiografía hecha por TEDAE de este tejido empresarial, que ve como en prácticamente todas las áreas mejoran sus resultados. Salvo en Defensa, donde las cifras se mantienen a pesar de un ligero descenso.

Cifras globales del sector

En su conjunto, las empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio facturaron en 2018 un total de 11.838 millones, lo que supone 658 más que en 2018, cuando las ventas ascendieron a 11.180 millones. Hablamos de un sector que el pasado año contaba con 57.000 empleados de alta cualificación, unos 600 más que en 2017 y cuyas exportaciones suponen un 66 por ciento de la facturación total. Eso sí, estas ventas exteriores han sufrido un descenso respecto al anterior ejercicio, cuando representaban el 83 por ciento. Según Rábago, se debe a que «los programas se van agotando» y hay pocos nuevos en marcha. De ahí que también haya menguado ligeramente la inversión en I+D+i, que pasa de un 11 por ciento al 9 por ciento. Aun así, TEDAE destaca que, en términos globales, la productividad de estas empresas especializadas es 3,4 veces superior a la media nacional.

Por sectores, el 76 por ciento corresponde a la aeronáutica civil y militar; el 15 por ciento, a Defensa Naval y Terrestre; el 8 por ciento, a Espacio, y el 1 por ciento, a Seguridad. Y en cuanto a los mercados en los que venden sus productos, el 51 por ciento es civil y el 49 por ciento, militar.

Con estas cifras en la mano, el presidente de TEDAE ha aprovechado para reclamar al Gobierno «políticas industriales a largo plazo» que «trasciendan los ciclos políticos». Según recalcó, «es muy importante la planificación a largo plazo», al tiempo que confió en lograr «apoyos homologables» a los que reciben nuestros países vecinos por parte de sus gobiernos. «O nos quedaremos atrás», ha avisado.

Espacio

El sector espacial vive un periodo de auge, tal y como ha destacado Jorge Potti, vicepresidente de Espacio de TEDAE. Ha hablado de «cifras récord» en un área que facturó en 2018 un total de 867 millones de euros, un 1,8 por ciento más que el año anterior. Además, el 83 por ciento de sus ventas totales son exportaciones, frente al 78 por ciento de 2017. Según Potti, el sector, aunque joven aún, «no va a parar de crecer» y cada vez se enfrentará a «retos de mayor envergadura». Entre ellos, que España afiance su posición en un campo en el que compiten las mejores potencias. En la actualidad, nuestro país, con 3.909 empleados en el área espacial, es el quinto de Europa con más profesionales dedicados a desarrollo de proyectos espaciales, invirtiendo un 11 por ciento de su facturación en innovación (12 por ciento en 2017).

Aeronáutica

También ha hablado de «cifras récord» Alfredo Martínez, vicepresidente del área de Aeronáutica de la Asociación. Un campo que el pasado año facturó 9.029 millones de euros, un 0,9 por ciento más que en 2017 y prácticamente el doble que en 2008. Según Martínez, son cifras para mostrar «optimismo», sobre todo de cara a la participación en grandes y ambiciosos programas internacionales, como es el caso de la reciente incorporación de España al futuro caza de combate europeo de sexta generación. «Estamos en una «pole position» que nos ha de permitir seguir creciendo», ha apuntado, al tiempo que ha querido hacer hincapié en la necesidad de «programas de aviación civiles y de defensa». Aunque ha reconocido que «los comerciales van a tardar en llegar hasta que las tecnologías estén maduras».

En 2018, el sector aeronáutico contabilizaba 43.625 empleados y las exportaciones representaron el 67 por ciento de su facturación, 14 puntos menos que en 2018, algo que TEDAE achaca, entre otros motivos, a que los programas militares como los de los aviones A400M o el C295 han tenido un ligero descenso o que dos unidades del avión de transporte de Airbus se entregaron al Ejército del Aire español.

Defensa

Otra área clave de la industria nacional que lleva prácticamente una década creciendo. Eso sí, en lo que respecta a 2018 las cifras se mantienen casi intactas, aunque con un ligero descenso. Tal y como ha explicado Susana Lapique, las cifras de facturación el pasado año ascendieron a 4.946 millones, frente a los 5.379 de 2017. Sin embargo, en esta ocasión no se ha tenido en cuenta el área de Seguridad, que en este informe tiene un apartado diferenciado y que facturó 155 millones en 2018. Por ello, el descenso podría cifrarse en algo menos del 5 por ciento. Esta «caída moderada» se debe, según la vicepresidenta del área de Defensa, al descenso en las ventas de aeronáutica militar, lo que se ha compensado con el segmento naval y terrestre, con contratos clave como los de los submarinos S-80 o el buque de aprovisionamiento de Navantia para la Armada australiana.

Eso sí, en lo que se refiere a innovación, se mantiene la inversión del 11 por ciento porque, según Lapìque, «si no innovas estás muerto». De cara al futuro, cree que la tendencia será positiva para un sector «3,9 veces más productivo que al media nacional». De hecho, ha mostrado su confianza en el nuevo ciclo inversor del Gobierno o en el fondo europeo de defensa. Eso sí, ha pedido al Ejecutivo que muestre a los socios europeos la preparación de nuestra industria para participar en consorcios internacionales.

Seguridad

Por primera vez TEDAE desglosa este área, que en 2018 contabilizó una facturación de 155 millones de euros, de los cuales el 22 por ciento procede de la exportación. Se trata de un campo que generó el pasado año 974 empleos cualificados y que invirtió un 11 por ciento en innovación. Su productividad, según TEDAE, es 2,6 veces mayor a la media nacional.