Inicio Actualidad La investidura fallida del PSOE sacude las filas de Podemos La Rioja

La investidura fallida del PSOE sacude las filas de Podemos La Rioja

Podemos La Rioja vive tiempos «convulsos» que se han agravado tras la decisión de su única diputada, Raquel Romero, de bloquear hasta en dos ocasiones la investidura de la candidata socialista al Gobierno regional, Concha Andreu, un voto «polémico» que no ha entendido parte de su militancia.

El ‘no’ de Romero, que se mantuvo incluso pese al criterio favorable al pacto del líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha culminado una tormentosa negociación con los socialistas que llevó a la dimisión hace unas semanas de tres de los seis miembros del equipo técnico o gestora que dirige Podemos La Rioja por no estar de acuerdo con el desarrollo del proceso.

Con el bloqueo a la investidura, Romero (Logroño, 1982) ha pasado de «estrenarse» en la política institucional riojana, donde no había ocupado ningún cargo hasta ahora, a convertirse en foco de atención mediática al impedir un cambio en el gobierno riojano, ocupado por el PP durante los últimos 24 años.

A este protagonismo político ha contribuido también que las negociaciones del PSOE y Podemos en La Rioja han coincidido con las de los líderes nacionales de sus partidos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, para conformar Gobierno a pocos días del inicio del debate de investidura en el Congreso.

Nacida el mismo año en el que se aprobó el Estatuto de Autonomía de La Rioja, Romero, licenciada en Periodismo por la Universidad del País Vasco, se considera una «emigrante» tras pasar diez años en Alemania, donde trabajó en áreas de atención al cliente, logística y redacción online.

Es, desde 2016, el enlace de los círculos de Podemos en el exterior con el partido en Madrid, tras vincularse el año previo a la formación morada en La Rioja, donde ha pasado estancias prolongadas de varios meses.

Feminista convencida y considerada «una mujer fuerte, espartana», esta logroñesa que trabajó durante un tiempo en la edición Rioja de El Correo y se suele desplazar en bici por la ciudad. Es alegre, tiene un humor divertido, le gustan las series como «El cuento de la criada» e ir al monte.

Romero no tuvo que pasar por primarias para ser candidata autonómica en las elecciones de mayo al no contar el partido con un Comité Autonómico, por lo que Consejo de Coordinación Estatal la designó cabeza de lista de la coalición Unidas Podemos (UP), formada por Podemos, IU y Equo.

Unidas Podemos finalmente logró dos escaños en el Parlamento riojano, uno ocupado por Romero y otro por la diputada de IU, Henar Moreno, quien se ha desvinculado de UP y ha firmado un acuerdo programático con el PSOE, por lo que ha apoyado la investidura de Andreu.

Frente a esta postura, Romero y su equipo negociador, entre los que figuran miembros procedentes de Castilla-La Mancha, insisten en formar parte del Consejo de Gobierno, a lo que el PSOE se niega y les ofrece tres cargos intermedios, que Podemos no acepta con la máxima de que «el Gobierno no se regala, se negocia y acuerda».

Durante las negociaciones, la candidata socialista criticó que Podemos, con una sola diputada, pidiera tres consejerías, cifra que Romero ni confirmó ni desmintió. No precisó si eran «una, dos o 33», y solo dijo que Unidas Podemos quería participar en un gobierno de coalición progresista «al más alto nivel», con consejeros.

El «no» de Romero a Andreu en la segunda votación de investidura estuvo acompañado de abucheos y de gritos como «fuera, fuera, escucha a tus votantes».

Quienes conocen de cerca a esta diputada han explicado a Efe que «fue un momento difícil y duro», pero Romero «es una mujer fuerte, espartana, convencida de lo que ha hecho y dispuesta a seguir conversando y negociando para lograr un Gobierno de progreso en La Rioja».

Ese votó negativo también ha provocado que un centenar de militantes y simpatizantes de Podemos La Rioja haya suscrito un documento en el que se pide a la dirección que facilite la investidura de Andreu, se replantee su postura y que sus exigencias sean acordes a los resultados electorales, ya que este partido «jamás» puede obstaculizar un Gobierno de izquierdas.

Y algunos de los círculos de Podemos destacados en La Rioja, como los de Logroño, Haro y la comarca del Bajo Iregua, abogan por la convocatoria de una asamblea general urgente para crear una nuevo órgano que dirija las negociaciones con el PSOE.

La Rioja afronta dos meses como plazo para que la candidata socialista obtenga la confianza de la Cámara, ya que, de lo contrario, se convocarán elecciones autonómicas, algo que ni el PSOE ni UP contemplan en estos momentos.