Inicio Actualidad La izquierda intenta neutralizar al expresidente colombiano Andrés Pastrana en su lucha...

La izquierda intenta neutralizar al expresidente colombiano Andrés Pastrana en su lucha contra el Foro de Sao Paulo – La Gaceta de la Iberosfera

El pasado 31 de agosto, el expresidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002) compareció ante la Comisión de la Verdad ya que, como lo expresara el presidente del órgano de la Justicia Integral, Francisco de Roux, allí estaban convencidos “que los presidentes tienen mucho que decir sobre lo que se ha vivido en el conflicto”. 

Pues bien, Pastrana se presentó y dijo lo que tantas veces ha repetido y plasmado en varios de sus libros: que el narcotráfico lo permeó todo, que ha sido fuente de financiación de la política e incluso de la insurgencia, alcanzando su “punto más crítico con la financiación de la campaña de Ernesto Samper”.

“Que sean las pruebas, no mis palabras las que hablen”, expresó Pastrana tras entregar a la Comisión una carta firmada por los hermanos y capos del narcotráfico Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela en la que se afirma que Samper sabía de los ingresos de los dineros del narcotráfico en su campaña.

A raíz de esto, se ha reavivado una feroz cruzada en su contra, y es que las revelaciones hechas por Pastrana ante la Comisión de la Verdad, pareciera que afectan sensiblemente los intereses del narcotráfico. La reacción se mide en centenares de mensajes difundidos por las redes sociales cargados de ofensas, mentiras y falsas acusaciones en contra del exmandatario, incluyendo los del propio Samper y los de connotados voceros de la izquierda pro chavista.

Lo más sorprendente es que los mismísimos hermanos Rodríguez Orejuela, desde sendas cárceles estadounidenses donde purgan condena, enviaron una carta fechada el 7 de septiembre de este año –sin firma– en la cual hacen todo tipo de señalamientos contra Pastrana y afirman haber implicado a Samper en el pasado porque fueron objeto de un “chantaje”.

Los enemigos de Pastrana se han conjurado y ahora pretenden judicializarlo. El senador de la Alianza Verde, Antonio Sanguino, radicó una denuncia en la Comisión de Acusación contra el exmandatario para que se investiguen los presuntos hechos que fueron conocidos en la presunta nueva carta de los hermanos Rodríguez Orejuela. Es decir, quieren enjuiciar a Pastrana. Pero éste no se arredró, por el contario contestó a dicha misiva advirtiendo que: “no desmienten en ninguno de sus apartes la carta firmada por los Rodríguez Orejuela sobre la financiación del cartel de Cali y otros narcotraficantes a la campaña de Ernesto Samper en 1994. Por el contrario, ratifica una vez más que el narcotráfico compró la Presidencia en ese momento”.

Pastrana finaliza su comunicado diciendo “toda mi vida he luchado contra el narcotráfico; fui secuestrado por Pablo Escobar. En 1994 tuve el valor de denunciar la entrada de dineros del narcotráfico a la campaña de Samper revelando los llamados narcocasettes, prueba reina del proceso 8.000. Por eso fui perseguido por ese gobierno”.

Pero volvamos a la petición del senador Sanguino, quien asegura que los argumentos esgrimidos en la carta de los hermanos Rodríguez Orejuela, son válidos y, por ende, debe abrirse una investigación en contra del expresidente Pastrana para determinar si los alegatos en su contra son verdaderos. Nada dice de las afirmaciones que los mismos Rodríguez Orejuela hicieran contra Samper en el pasado, porque a decir del parlamentario, aquella carta fechada en el año 2000, fue escrita bajo presión; la actual -de haber sido redactada por los condenados- no.

Afirma además Sanguino que la nueva misiva de los hermanos “evidencia la existencia de conductas que constituyen indignidad por mala conducta del expresidente Andrés Pastrana, toda vez que presuntamente configuran conductas que transgreden la moral, ética y el decoro”. ¿De la conducta de Samper?  Ni una palabra.

Vale la pena destacar que los actuales ataques en contra del exmandatario son apenas un capítulo más de una campaña que lleva meses desarrollándose. El 20 de junio pasado, el exmagistrado colombiano Jaime Alberto Arrubla publicó un revelador artículo titulado “¿Por qué el foro de Sao Paulo persigue a Andrés Pastrana?”, en el cual hace un recuento sobre la actuación del expresidente en el Perú, donde denunció evidencias de fraude electoral perpetrado por el actual partido de gobierno, Perú Libre, perteneciente al Foro de Sao Paulo. Arrubla concluye que “la izquierda internacional cuenta con un poderoso aparato comunicacional para tratar de neutralizar a sus adversarios, mediante la mentira y la difamación”.

Justo antes de su viaje al Perú, Pastrana tuvo un desempeño muy importante frente al paro nacional organizado por Gustavo Petro y sus aliados. En una serie de entrevistas, el exmandatario explicó que las protestas vandálicas contaban con el apoyo del régimen venezolano, y tenían por objetivo derrocar la democracia.

“Aquí hay un andamiaje criminal contra Colombia liderado por Nicolás Maduro desde Venezuela (…) ¡Cuánta financiación viene de Venezuela que le da cobijo al ELN, a las FARC, y que están financiando la violencia en Colombia! Entonces el enemigo no es el pueblo colombiano, el enemigo no es el presidente Duque, el enemigo es que Venezuela quiere tomarse a Colombia porque es la joya de la corona”, dijo entonces el expresidente.

Todo indica que la campaña en contra de Pastrana tiene por objetivo golpear su capacidad de lucha, para que no siga combatiendo al Foro de Sao Paulo, como lo viene haciendo desde hace tiempo. También busca impedir que el exmandatario juegue un rol fundamental en impedir que la izquierda pro chavista tome el control de Colombia en las próximas elecciones presidenciales.


Publicidad