La keniana que se saltó la ría

Beatrice Chepkoech tuvo que regresar al equivocarse de camino y terminó cuarta cuando llevaba el ritmo del oro [vídeo]

Un despiste lo tiene cualquiera, pero en una final puede costar una medalla, incluso dela de oro. Porque a ese ritmo, al ganador, iba Beatrice Chepkoech en los 3.000 obstáculos, pero miró para la grada justo en el momento que tenía que superar una de las barreras y tuvo que retroceder.

Un tiempo precioso para volver a superar una de las rías y que le impidió subir al podio. Terminó cuarta. Un despiste muy caro.

Loading...