Inicio Actualidad La leyenda Sergio Ramos cumple 600 partidos contra el Ajax

La leyenda Sergio Ramos cumple 600 partidos contra el Ajax

Desde aquél frenético cierre de mercado en el verano de 2005 hasta el olor a primavera de 2019. Han pasado casi 14 años y Sergio Ramos García ha cambiado mucho. Ya no es aquél chaval inocente de 19 años y ahora es el mejor central del mundo, seguramente el mejor defensa de la historia del fútbol español y el campeón de cuatro Copas de Europa, tres como capitán del Real Madrid.

Este miércoles, en Ámsterdam, cuando Sergio Ramos vuelva a coger el brazalete del Real Madrid lo estará haciendo en una cita muy especial. El central andaluz cumplirá en la ida de octavos de Champions 600 partidos con el Real Madrid, el equipo al que representa por bandera y al que ha entregado prácticamente la mitad de su vida. 600 partidos. Se dice rápido, pero son 14 años de continuidad en el equipo donde seguir es más difícil.

Sergio Ramos, la personificación del escudo del Real Madrid

Asentado en la defensa blanca, y también en el aprecio y corazón del madridismo, Sergio Ramos representa a la perfección los valores del Real Madrid: lucha, entrega, pundonor, humildad, ambición, crecimiento, esfuerzo (individual y colectivo), inconformismo, garra, espíritu y compañerismo. Y liderazgo. Por algo es el capitán del Real Madrid desde el verano de 2015, la época en la que el club blanco solo ha hecho que ganar Copas de Europa y otros títulos de mucho valor. En ello tuvo que ver mucho Sergio Ramos, tanto dentro como fuera. Tan decisivo fue en el campo como en el vestuario.

La carrera de Sergio Ramos se ha hecho de constancia y crecimiento. Ahora es el central más reconocido del mundo del fútbol, pero antes, hace tres lustros, era el chico de provincias que como tantos otros llega a Madrid. En el Bernabéu se fue haciendo un hueco en tiempos revueltos y no fue hasta 2010, coincidiendo también con el Mundial con España (antes ya había conseguido la Eurocopa), cuando su carrera cambió por completo. Pasar de ser lateral (pocos recordarán que hace diez años jugaba en la banda derecha) a central también le ayudó a ser la leyenda que es hoy.

El gol que cambió la historia

Sin duda, y por encima de todo, Sergio Ramos siempre será el futbolista que evitó la catástrofe del Real Madrid y pasó de la ruina a la gloria. Perder ante el Atlético en Lisboa, después de la larga espera de 12 años y más siendo tu eterno rival, hubiera sido un desastre histórico para el equipo blanco. Pero allí, en Da Luz, en el famoso minuto 93, Sergio Ramos emergió de los cielos para marcar el gol más importante de su carrera y seguramente el más decisivo (por lo que dio y por lo que impidió) de la historia del Real Madrid. Aquél día fue tocado por los dioses.

Sergio Ramos marca el gol de Lisboa. (Getty)

Lógicamente un futbolista no puede vivir de lo hecho en el pasado y Sergio Ramos no podía ser menos. Tras Lisboa le llegó un año después la capitanía, ejercida con responsabilidad y acierto y la que le ha dado la oportunidad de hacer un ejercicio continuado de brazos con tanto título levantado: vinieron las tres Copas de Europa consecutivas, otros tres Mundiales de Clubes, otras tres Supercopas de Europa o la brillante Liga ganada con Zidane en 2017. Un palmarés que se suma a distinciones individuales como estar en el mejor once del año desde 2018 hasta la actualidad o la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo así como la Medalla de Andalucía, entre otras distinciones.

En los momentos decisivos

En su primera final de Champions como capitán del Real Madrid, ante el Atlético de Madrid en Milán, también marcó. Porque Sergio Ramos, además de su condición de mejor central, también fue llamado para las grandes citas. Tiene el honor de, siendo defensa, haber marcado en dos finales de Copa de Europa, superando ya los 100 tantos. El primero, por cierto, fue en Grecia, en un partido de Champions (diciembre de 2005) que el Real Madrid perdió ante Olympiacos.  Un mes después, en enero de 2006, Ramos hizo su primer gol con la camiseta blanca en el Bernabéu.

No solo fue Ramos el héroe en finales. Fue también el andaluz quien apagó el famoso incendio de Múnich (lo mismo se podría decir de Nápoles 2017) en la vuelta de semifinales de Champions 2014 (marcó dos goles, los dos primeros), quien tiró del Real Madrid en aquél épico partido ante el Borussia Dortmund un año antes en el que los blancos murieron en la orilla, el que silenció al Camp Nou en 2016/17 con un gol en el tramo final del Clásico que fue después decisivo para la Liga, el que dio al Madrid su primer Mundial de Clubes u otra Supercopa de Europa ante ‘su’ Sevilla. Eso entre tantísimos momentos decisivos.

Convocatoria del Real Madrid

Hubo momentos amargos también en la carrera de Sergio Ramos (véase aquél penalti a las nubes en la tanda de semifinales de Champions ante el Bayern en 2012), pero su grandeza estuvo en darle la vuelta a todo. Es humano, lógicamente falla, pero más pronto que tarde corrige y vuelve a demostrar que es por algo la perfecta representación humana del escudo del Real Madrid.

Llegar a 600 partidos tiene mucho mérito. Hacerlo con el Real Madrid es prácticamente un milagro. Y es que alcanzar esa cifra en un equipo tan exigente como el blanco demuestra una cosa: que fuiste y eres bueno. Ahora solo le quedan seis jugadores por delante. A dos, Paco Gento y Fernando Hierro (601 partidos) los adelanta ya. A Carlos Alonso Santillana (645) el próximo año. ¿Y a Casillas (725) y Raúl (741)? Es difícil. Pero… ¿cuándo no consiguió Sergio Ramos algo que no fuera fácil?