¿La matanza de Las Vegas es terrorismo?

El pasado miércoles 27 de septiembre, cinco días antes de la matanza de Las Vegas, en que un individuo llamado Stephen Paddock asesinó a tiros a 59 personas, el director del FBI, Christopher Wray, advertía a un comité del Senado que la amenaza criminal de los supremacistas blancos es del mismo calibre que la de los yihadistas. Stephen Paddock –que acabó suicidándose- era blanco pero no se ha determinado que fuera un supremacista, ni tampoco que se hubiera convertido en yihadista a pesar de los mensajes en este sentido emitidos por el Estado Islámico. Pero el tiroteo más mortífero ocurrido hasta ahora podría llevar a considerar como terroristas a los pistoleros que perpetran este tipo de matanzas.

Hasta el momento, la justicia estadounidense solo acusa de terrorismo a individuos a los que se les descubra una conexión internacional. Casos como el del conductor de Charlottesville que arrolló y mató a una mujer con catalogados como “crímenes de odio”.

Christopher Wray, director del FBI, durante su comparecencia ante el Senado el 27 de septiembre
Christopher Wray, director del FBI, durante su comparecencia ante el Senado el 27 de septiembre
(Andrew Harrer / Bloomberg)

El debate en el que intervino el director del FBI partía precisamente de lo sucedido en Charlottesville el pasado agosto. Hay que recordar cómo el presidente Donald Trump pasó olímpicamente de condenar el homicidio hasta que las críticas le obligaron a rectificar. Si Charlottesville ha llevado a pensar que el terrorismo “doméstico” es un hecho, Las Vegas mucho más… Pero de nuevo esta vez Trump se ha limitado a decir que la matanza ha sido causada simplemte por “el mal”. Resulta significativo que Chris Wray prestó juramento como nuevo director del FBI justo al día siguiente de la audiencia ante el Senado, después de llevar dos meses ejerciendo el cargo. Y Donald Trump, señala The Washington Post, no asistió a la ceremonia.

Según Chris Wray, se están investigando un millar de casos de lo que se podría considerar terrorismo doméstico y el número de los relativos al terrorismo yihadista es prácticamente el mismo. Sin embargo, según estimaciones citadas por The Hill, el número de incidentes protagonizados por supremacistas blancos es el doble.

La senadora demócrata Claire McCaskill ha criticado que no se prestara atención al terrorismo 'doméstico'
La senadora demócrata Claire McCaskill ha criticado que no se prestara atención al terrorismo ‘doméstico’
(Andrew Harrer / Bloomberg)

La senadora demócrata Claire McCaskill dijo en cambio que los ataques de supremacistas blancos son “casi el triple” y que mientras el Congreso ha dedicado muchas sesiones al Estado Islámico “no hemos celebrado ninguna sobre la amenaza de los terroristas locales”. El jefe del FBI se quejó de que “no existe el delito de terrorismo doméstico como tal”.

Así, el experto en yihadismo Charles Lister tuiteaba ayer: “Más de 50 muertos y 400 heridos en Las Vegas. Pero no se preocupen, NO es terrorismo. Por favor, que alguien me lo explique”. Para el director del FBI, acabar con el requerimiento de que exista una conexión entre el criminal y una red terrorista permitiría mayores poderes y mayor capacidad para investigar.

La reivindicación de Las Vegas por parte del Estado Islámico dejó a todo el mundo perplejo y confuso porque el perfil de Stephen Paddock no encajaba en ningún patrón conocido. La organización yihadista emitió tres comunicados. Primero, dos a través de su agencia de noticias, Amaq, en los que afirmaba que Paddock era un “soldado” del Estado Islámico y que se había convertido al islam “meses antes del ataque”. Más tarde, el EI aseguraba por otro canal que el nombre de guerra de Paddock era Abu Abd Abdulbar al Ameriki y que había actuado siguiendo los llamamientos del califa Abu Bakr el Bagdadi.

El Estado Islámico saca partido de atribuirse atentados tanto si son ciertos como si no

Pero es evidente que se trata de un nuevo ejercicio de oportunismo por parte de un debilitado EI. Lo mismo había hecho en junio con el asalto a un casino en Manila, afirmando que el pistolero, un criminal común, se había convertido al islam.

¿Qué beneficios obtiene el Estado Islámico con sus bulos? Según ha dicho la directora del observatorio SITE, Rita Katz, en una cadena de tuits, el EI saca partido tanto si es cierto como si no. “Si se comprueba que el EI está diciendo la verdad, los que lo apoyan y el movimiento yihadista global lo consideran un éxito monumental. Y si el EI miente, sólo se desacredita ante los que ya desconfían de él. A aquellos que tienen lavado el cerebro no les saca de su burbuja”.

Loading...