Inicio Actualidad La «Meghan Markle» del «partido pomelo» maniobra para sustituir a Carmena al...

La «Meghan Markle» del «partido pomelo» maniobra para sustituir a Carmena al frente de la Alcaldía de Madrid

No es la afroamericana Meghan Markle, es Begoña Villacís

Podría pasar por ser el doble de Meghan Markle, aunque más morena de piel que la princesa inglesa de origen afroamericano. Hablamos de Begoña Villacís, cuya ambición desmedida le lleva a soñar con la Alcaldía de Madrid aunque eso suponga la deserción de miles de votantes del «partido pomelo», naranja por fuera y rojo por dentro, la formación política que presume de no deberse a ningún principio.

Queda escrito lo publicado en AD el 26 de mayo, cuando muchos hablaban de la inevitabilidad de un acuerdo entre el PP y la «veleta naranja»: «No le demos más vueltas. Ciudadanos, el partido a las órdenes de la mafia globalista, ya ha decidido que el PP no gobierne en la Comunidad de Madrid ni en el Ayuntamiento de la capital de España. La ‘veleta naranja’ ha recibido instrucciones directas del francmasón Emmanuel Macron: es imperio alcanzar un acuerdo con el PSOE tanto en la Comunidad de Madrid como en Castilla y León, con la coartada de que la «ultraderecha de Vox» no tenga poder decisorio . Manuel Valls, enlace entre Macron y Rivera, amenazó ayer a Ciudadanos con una ‘ruptura total’ si pactaba con Vox en Madrid. El mensaje era lo suficientemente explícito para que Rivera lo interpretara al instante. Valls no se refería solo a él cuando hablaba de «ruptura total». Estaba hablando en nombre de los que quitan y ponen gobiernos, los que controlan las televisiones, la concesión de créditos, la divulgación de vicios e incluso la alteración de las elecciones como pasó en España tras el 11-M. A los pocos minutos de las advertencia del francés, tanto Ignacio Aguado como Begoña Villacís, candidatos de Ciudadanos a la Comunidad y la Alcaldía de Madrid, respectivamente, modificaron radicalmente su posición sobre un posible acuerdo con el PSOE».

Una vez más, las predicciones de AD parecen hoy más certeras que entonces. La negociación se atasca en el Ayuntamiento de Madrid tras la primera reunión entre PP y Ciudadanbos. El «partido pomelo» acusa a los populares de estar interesados solamente en hablar de «sillas» y no garantizan su respaldo al candidato popular José Luis Martínez Almeida. Por su parte, el Partido Popular les reprocha su «indefinición» y se muestran sorprendidos porque no muestran «su disposición a que haya un gobierno alternativo a Manuela Carmena liderado por el PP».

El PP se está topando con el ansia de Villacís por ser alcaldesa a cualquier precio. Y ello pese a prometer a sus votantes que bajo ninguna circunstancia pactaría con el PSOE. Pero ya se sabe que los «veletas  naranjas» tienen el mismo respeto a la palabra dada que un tahúr del Viejo Oeste.

A una semana de la constitución del Ayuntamiento de Madrid, y la elección del alcalde, el acuerdo entre PP y Ciudadanos parece más lejano que hace una semana. El decálogo que Ciudadanos acordó en su comité ejecutivo, como imprescindible para sentarse a negociar, ha sido asumido por el PP como elemento negociador, ya que la coincidencia es muy importante. Los negociadores de Ciudadanos también llevaron ayer, a la reunión que mantuvo con el PP para la alcaldía de la capital, un documento de 55 puntos sobre cuestiones programáticas concretas sobre Madrid. Se trata de rebaja de impuestos, de proteger al comercio, de actuar contra “las mafias que gestionan a los manteros”, de acabar con la ocupación de casas. Es decir, acabar con las políticas de Manuela Carmena durante estos cuatro años.

Pero el PP se topó con que a la pregunta de si el próximo sábado 15 de junio apoyarían como alcalde, Ciudadanos se negó a dar una respuesta. Y las negociaciones no pudieron avanzar, como esperaba el PP, que pretendía que hoy quedara cerrado que José Luis Martínez Almeida será el nuevo alcalde de Madrid. El PP no obtuvo esa garantía.

Y las alarmas saltaron en el PP. Desde el día siguiente de las elecciones municipales y autonómicas, la candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, reclamó el sillón de alcalde para ella. Pero el PP no se preocupó, porque los contactos que la dirección nacional mantuvo con la dirección nacional de Ciudadanos no hacían esa petición.

“Enseguida, tras la reunión, la número dos del PP en el Ayuntamiento de Madrid y vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, afirmó que al PP lo que le ha preocupado es “la indefinición de Ciudadanos” sobre si apoyará a Almeida, porque “si el 26 los madrileños estaban

ilusionados ante la posibilidad de que Manuela Carmena dejara de ser alcaldesa, no entenderíamos que esa ilusión se frustrara”.

Ciudadanos garantiza que eso no sucederá, que Cs favorecerá el cambio en el Ayuntamiento de Madrid, que Manuela Carmena no será alcaldesa. Pero esa indefinición lleva al PP a pensar que aquella amenaza inicial de que la alcaldía sea para Villacís, puede ser la carta que se guarde el partido de Albert Rivera para poder tener un puesto de máximo nivel. O la Comunidad o el Ayuntamiento de Madrid. El problema es que el PP y Pablo Casado no puede permitirse ceder ninguno de esos dos puestos, porque ha fiado el resultado de las elecciones del 26 de mayo a mantener la Comunidad de Madrid y a recuperar la Alcaldía.

Eso sin contar con que el acuerdo entre PP y Ciudadanos necesita después a Vox y el presidente de este partido, Santiago Abascal, volvió a dejar claro ayer que no apoyará ninguna candidatura si no participa de las negociaciones y no obtiene el también puestos en los equipos de Gobierno. Abascal llegó a decir que si Ciudadanos aún no está listo para negociar con Vox, seguirá de alcaldesa Manuela Carmena, y cuando se avengan a negociar “ya presentaremos una moción de censura”.