La ministra de Sanidad anima a denunciar engaños con las pseudoterapias

“Nos preocupa y nos ocupa”, ha asegurado hoy en el Congreso de los Diputados la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en referencia a la protección de los pacientes que puedan ser víctimas de pseudoterapeutas que practican con ellos técnicas y remedios que no cuentan con aval científico. Para combatir estas pseudociencias, la ministra aseguró que su departamento trabaja para informar y alertar de los posibles fraudes a los pacientes y la sociedad en su conjunto a los que pretende “implicar activamente en la denuncia de aquellas prácticas sanitarias irregulares que detecten”.

Preguntada en la sesión de control al Gobierno por el diputado de Ciudadanos Francisco Igea, la ministra Montserrat repitió enfáticamente la frase “con base científica” varias veces durante su intervención, marcando la frontera entre lo que Sanidad promueve y lo que debe perseguirse. La responsable de Sanidad aseguró que el problema de las pseudoterapias “nos demanda constantemente una supervisión mediante el desarrollo de iniciativas que mejoren y que actualicen la regulación de la publicidad de los centros y los servicios sanitarios con el objetivo de acabar con los posibles engaños y fraudes sin evidencia científica”. Según la normativa actual, los centros en los que se quieran practicar pseudoterapias deben contar con un médico titulado en sus instalaciones.

Además, Montserrat enumeró otras iniciativas de Sanidad que ayudarán a combatir este fenómeno, como el registro de profesionales sanitarios “que favorecerá el control de los titulados y favorecerá la detección de los posibles fraudes en la titulación”. Junto a esto, habló de medidas para mejorar la formación de los ciudadanos y pacientes “estimulando su sentido crítico ante centros y tratamientos que no tienen garantías” y que en la actualidad se aprovechan de la pasividad de las autoridades y del limbo legal.

Denuncia a los curanderos

Durante su intervención, el diputado Igea había enumerado los problemas que “a día de hoy” está generando el fenómeno de las terapias alternativas y el escaso control al que son sometidas por las autoridades sanitarias. El portavoz para temas de salud de Ciudadanos llevó al hemiciclo el caso de Mario Rodríguez, que murió tras abandonar el tratamiento de quimioterapia mientras se dejaba aconsejar por un curandero especialista en medicina ortomolecular, una pseudociencia que carece de fundamento científico. Igea denunció además que curanderos como este se cuelen en la programación de los medios públicos, la impunidad con la que se venden remedios falsos contra el cáncer en internet o el caso del niño que murió de difteria “porque alguien convenció a su padre de lo malo que era vacunarse”.

Este debate en el Congreso vuelve a poner en primera línea el problema de las pseudociencias, que en las últimas fechas ha ganado relevancia en el debate público. Ciudadanos presentó una proposición no de ley para instar a que se apruebe una normativa que obligue a los médicos a denunciar los casos de pseudoterapias que pongan en riesgo la salud de los pacientes. Recientemente, la Organización Médica Colegial, que representa a todos los colegios de médicos, decidió lanzar un observatorio para proteger a los pacientes contra estas prácticas. El mes pasado, sin embargo, una encuesta de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología evidenció que la mitad de los españoles creen erróneamente que los productos homeopáticos funcionan.

Cuéntanos tu caso: [email protected]

Loading...