La mitad de catalanes viven en municipios que no aclaran su apoyo al referéndum

La pasada madrugada del sábado día 9 de septiembre finalizó el tiempo que tenían los alcaldes de los 948 municipios catalanes para comunicar al Govern si sus consistorios apoyarían, o no, la celebración del referéndum del próximo 1 de octubre. Tres días después de que el plazo expirara todavía quedan muchas incógnitas en el escenario municipal catalán.

Casi 260 alcaldías todavía no han hecho ningún comunicado para anunciar si respaldan el referéndum. En otras palabras: el 29% de la población catalana desconoce cuál es la posición de su consistorio. Un porcentaje que se eleva al 50% si sumamos, además, la población de Barcelona que representa el 21% del total censo electoral y que tampoco sabe todavía si la alcaldía pondrá urnas el 1-O.

A pesar que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reiterado en numerosas ocasiones que hará “todo lo posible para que se pueda hacer en la máxima normalidad democrática”, aún no se ha comprometido. Antes de tomar la decisión definitiva ha exigido al Govern que ofrezca garantías y soluciones ante el veto del Tribunal Constitucional y las advertencias de las querellas de la Fiscalía.

La mayoría de municipios, sin embargo, se encuentran en el lado del “sí”. Según la lista de la Associació de Municipis per la Independència actualizada el 10 de septiembre al mediodía un total de 677 alcaldías ya han confirmado su respaldo al referéndum del 1 de octubre. Y a pesar de que estos representan el 71% del total de localidades catalanas, a nivel electoral solo implicarían el 34% de los votantes.

Los municipios del no

El 15% restante de la población vive en los diez municipios que ya han anunciado que no apoyarán el referéndum del próximo 1 de octubre. Se trata de localidades gobernadas por el PSC entre los que se encuentran cinco de las diez ciudades más pobladas de Catalunya: l’Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Lleida, Tarragona, Mataró y Santa Coloma de Gramenet.

Precisamente fueron Mataró y Santa Coloma los primeros en dar un paso adelante y afirmar que seguirían la disciplina de partido apuntada por Miquel Iceta en la que pedía a los alcaldes del PSC no formen parte del 1-O.

Loading...