Inicio Actualidad La mitad de los casos que se detectan en Catalunya son asintomáticos

La mitad de los casos que se detectan en Catalunya son asintomáticos

La mitad de los casos que se detectan en Catalunya son PCR positivos en personas que no han tenido ningún síntoma. Son identificaciones hechas por ser contacto estrecho de alguien que ya ha sido diagnosticado o se han encontrado con el resultado positivo en un cribado masivo, ya sea en un barrio, en una escuela o en una empresa. “Por lo que una gran parte de los positivos es más que posible que estén haciendo vida normal durante cuatro o cinco días sin que sepan en ningún momento que están contagiando a otros”, explica el coordinador del seguimiento Covid en la Conselleria de Salut, Jacobo Mendioroz.

Eso explica una parte de la ­expansión del virus a pesar del ­esfuerzo de la población, de las medidas restrictivas y de los ­cribados e intervenciones con­tinuadas a través de las escuelas y en los brotes.

Manlleu y Salt siguen con muchos contagios y contarán con agentes a pie de calle para apoyar los aislamientos

“Estamos creciendo, se cumplen las predicciones con las que trabajamos. Desde el miércoles de la semana anterior. Y prevemos que seguiremos así la semana que viene”, anunció Josep Maria Ar­gimon, responsable de Salut Pública en su comparecencia de los jueves.

La subida es de cierta importancia. Es verdad que se han hecho muchas más PCR: 20.000 más que la semana anterior (en total 142.000). “Pero si de ese incremento podríamos esperar que encontráramos mil casos extra en comparación con la semana anterior, lo cierto es que hemos encontrado 1.500. Eso quiere decir que hay movimiento”.

Las tasas de casos positivos han subido, también los contagios por cada persona, que estaba por debajo de 1 y ya ha alcanzado una Rt de 1,24. Y en lugar de 7.000 nuevos infectados a la semana, ahora hay 8.500. Y las ucis están un poco más llenas: al 18%, muy lejos de la ocupación que padecen otras comunidades, pero en crecimiento. “Y hay que recordar que lo que pasa ahora en la calle tarda una semana en dar señales y otra en llegar al hospital”, recuerda Mendioroz.

Salut Pública no se plantea recomendar medidas generales, sino seguir con las intervenciones locales en función de las características de cada aumento de casos. Por ejemplo, en Manlleu y Salt las tasas de contagio siguen muy altas a pesar de las múltiples intervenciones que se han hecho. Por eso esta semana en Salt se harán PCR a 20 escuelas y en algunas zonas más afectadas, también entre el resto de población.

En ambas ciudades se desplegarán voluntarios de Cuz Roja para informar a pie de calle a aquellas personas que tienen más dificultades para cumplir el aislamiento y aceptar que han de confinarse para cortar los contagios. “A veces es muy difícil, cuando se vive con muchas personas en viviendas muy pequeñas y encima no se tiene ningún síntoma”, reconoce Jacobo Mendioroz. “Pero hay que saber que el confinamiento durante los 10 días de los contactos estrechos es fundamental para romper la cadena de contagios”.

El caso de Tortosa, Amposta y Roquetes es distinto. Todos los casos provienen de la misma empresa y de momento no se ha extendido el virus más allá de los contactos estrechos de estas personas infectadas en su trabajo. Allí harán hincapié en formar a las empresas en prevención, aunque reconocen en Salut Pública que preocupa el volumen de infectados en unas poblaciones que casi se habían librado del virus en la primera oleada. “Hemos hecho un recribado y el 10% ha dado positivo. La semana anterior eran negativos. No descartamos volver a repetir para frenar la extensión asintomática”, señala Argimon.

Otra zona en crecimiento y bajo especial vigilancia es la Segarra. El incremento coincide con las fiestas de finales de septiembre que estaban suspendidas pero se celebraron al margen de esa suspensión oficial. Y pasaron de 6 casos a 29 y de 29, a 60. En dos semanas.