La muerte de una joven por sarampión en Portugal abre el debate sobre la vacunación por ley

El país vecino ha decidido censar a todos los menores que no han tenido acceso a la vacunación

¿Debe imponerse por ley la vacunación de niños y jóvenes contra el sarampión? El debate está servido en Portugal después de fallecer una chica de 17 años que llegó al Hospital de Dona Estefanía de Lisboa sin huellas de ninguna medida preventiva en su cuerpo.

El país vecino ha decidido censar a todos los menores que no han tenido acceso a la vacunación, pues las autoridades sanitarias se muestran muy preocupadas por el brote registrado desde el pasado mes de enero.

Incluso está en estudio castigar de alguna manera a los padres que no tomen las precauciones adecuadas en relación a sus hijos.

El caso mortal ha dado un vuelco a la situación y el Ministerio de Salud encabeza las llamadas a la responsabilidad de las familias para intentar que no se produzcan más decesos.

El cuadro clínico de la joven que perdió la vida se vio agravado en el centro del que procedía, el Hospital de Cascais, donde tuvo la mala fortuna de ser una de las seis víctimas contagiadas a raíz del sarampión de un bebé de 13 meses.

El pequeño tenía una fiebre muy alta y los médicos desaconsejaron la vacuna en semejantes circunstancias. Así se fraguó la extensión del brote, que afectó de lleno a la chica en cuestión.

Para colmo, la situación de la joven se vio agravada como consecuencia de la denominada ‘enfermedad del beso’ (o mononucleosis infecciosa), que le atacó de lleno y comenzó a dibujar un panorama que terminó siendo el caldo de cultivo para el desenlace fatal.

El número oficial de casos en Portugal asciende a 22 en lo que va de año, pero la cifra puede ser mayor. Esta dolencia se creía erradicada al otro lado de la frontera, con la realidad evidenciando otros derroteros.

La Organización Mundial de la Salud otorgó a Lisboa un diploma que certificaba el fin de la epidemia. Y hasta se mencionaba que apenas era necesario recurrir a la vacunación.

La relajación subsiguiente y la ausencia total de medidas preventivas ha llevado al rebrote, también observado en otros países europeos.