La nueva heroína de Cisjordania

Los suyos la comparan con Malala Yousafzai o con una Juana de Arco del siglo XXI. Ahed Tamimi, una adolescente de sólo dieciséis años, es la nueva heroína de la causa palestina en su Cisjordania natal. Lo es gracias a un vídeo casero grabado el 15 de diciembre y difundido en Facebook por su madre, Nariman, en el que pone en evidencia a dos impasibles soldados israelíes en las afueras de su casa en Nabi Saleh, una localidad de apenas 600 habitantes al norte de Ramala.

Las imágenes cuentan con todos los ingredientes: una adolescente rubia, con ojos claros, con una moderna chaqueta vaquera arranca a gritar en árabe contra los ocupadores. “¡Marchaos u os pegaré!”, les desafía, al lado de su prima. Luego abofetea y empuja a uno de los militares, armado y mucho más grande que ella. Él la mira, encaja algunos golpes, esquiva otros, pero no los responde. Tampoco su acompañante, con quien acaba marchándose sin ofrecer resistencia.

El malestar por la imagen de las tropas es evidente en Israel

En el marco de las protestas por la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de trasladar la embajada de su país a Jerusalén, el vídeo ha suscitado un enorme malestar en Israel. Los sectores más nacionalistas se han enfurecido ante lo que ven una muestra de debilidad. Comentarios como “ella vale mil hombres”, popular entre los internautas propalestinos, han hecho daño. En Beirut ha habido manifestaciones con pancartas con el rostro de Ahed.

El presidente palestino, Mahmud Abas, la ha alabado en público. “Cuando lo vi me sentí humillada, destrozada”, declaró Miri Regev, diputada del Likud y ministra de Cultura y Deportes de Israel. Regev, que fue portavoz de las Fuerzas Armadas, dijo que el incidente “daña el honor del ejército y del Estado”. “Me pregunto cómo hemos llegado a la situación en que un civil, sea quien sea, puede abofetear y tocar el arma de un soldado sin que le pase nada. Imagina que pasa en EE.UU.”, comenta Itai Reuveni, investigador jefe en Israel de NGO Monitor, que combatió en la segunda guerra del Líbano.

Ahora, un tribunal militar ha acusado a la adolescente y a su madre de agresión. A la joven se le imputan doce cargos, entre ellos agresión agravada, obstaculizar a un soldado en su cumplimiento del deber, incitación, y lanzamiento de piedras, no sólo por lo que aparece en el vídeo, sino por otros enfrentamientos en el pasado con soldados israelíes. A la madre, por estar involucrada en dos ataques, el del vídeo y otro, y por emitirlo en Facebook e incitar a la violencia. El abogado militar ha solicitado que ambas permanezcan encerradas hasta que terminen los procesos. Su prima también fue detenida, pero debía ser liberada ayer por la tarde.

Es la cuarta vez que Tamimi es grabada enfrentándose a soldados israelíes

Las acusaciones han enfurecido a Palestina. Ahed Tamimi no es una desconocida: es la cuarta vez en cinco años que aparece en un vídeo enfrentándose a soldados, y los medios israelíes la definen como una provocadora en busca de atención mediática. Con solo 11 años se hizo famosa por mostrar sus puños a militares, por lo que fue recibida por el entonces primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Luego, en el 2015, fue su imagen mordiendo a un agente israelí que tenía agarrado a su hermano pequeño la que dio la vuelta al mundo. Ha llegado a hablar en el Parlamento Europeo junto a otras mujeres palestinas. “Ella es solo una parte del puzle”, critica Reuveni, que recuerda que el padre de la chica, Bassem Tamimi, es uno de los más conocidos activistas contra la ocupación, protestas por las que ha pasado cuatro años en la cárcel.

También son populares su madre y su tía, retirada de la lista de defensores de los derechos humanos de la ONU por haber publicado mensajes antisemitas en Twitter. “¿De verdad se cree alguien que es casualidad que escojan a una chica rubia, con ojos azules y apariencia occidental para estos vídeos?”, pregunta el experto israelí. Denuncia que hace unos cinco años que un “sistema” anti-Israel apoyado por oenegés occidentales buscaba un nuevo icono como Ahed. La misma adolescente es consciente del poder que tiene su imagen. “Para resistir no sólo hacen falta manifestaciones sino también los medios”, dijo en una ocasión.

Loading...