La ola de calor dispara la contaminación por ozono en España

La ola de calor que afecta a España durante los últimos días está disparando la contaminación por ozono troposférico en el centro y sur de la Península. La ciudad de Valladolid ha cerrado el tráfico a todos los coches de los no residentes hasta el lunes y se está llegando a niveles peligrosos para la salud en algunas poblaciones de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, el interior de Andalucía, Murcia, Valencia, Catalunya, las Islas Baleares y el Valle del Ebro.

Según se refleja en las estaciones de medición repartidas por el territorio español, son varias las localidades que, en lo que llevamos de primavera, ya han sobrepasado el límite legal (establecido en 120 microgramos por metro cúbico de aire, medidos en periodos de ocho horas, que no debe superarse más de 25 días al año) para este contaminante, que tiene una incidencia mucho mayor en las zonas suburbanas y rurales.

En concreto, las estaciones de Puertollano, Córdoba, Jaén, Víznar (Granada), Bédar (Almería), Zarra (Valencia), Mallorca, Menorca e Ibiza, El Atazar y Orusco de Tajuña (Madrid) han superado varias veces los límites legales, mucho menos exigentes que los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Ecologistas en Acción denuncia además que se han registrado diversas superaciones del umbral de información a la población en el interior de Catalunya y Valencia, Puertollano, Mérida, Ibiza, la Sierra de Madrid y el corredor del Henares, aunque algunas autoridades, como en los casos de Mérida e Ibiza, han omitido los avisos.

“La previsión de la superación del umbral de información obliga a las autoridades autonómicas a advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños y niñas, personas mayores, mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando en las horas centrales del día y a la caída de la tarde cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre”, señala la organización.

El ozono troposférico (O3) es el contaminante que afecta a más población en Europa y en nuestro país y uno de los que más preocupa en las instituciones europeas: según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el ozono causa, sólo en España, unas 1800 muertes prematuras cada año.

A diferencia de otros contaminantes, como el dióxido de Nitrógeno, el ozono troposférico u “ozono malo” no sale directamente de los tubos de escape o de las chimeneas de las fábricas, sino que se forma en la baja atmósfera por la reacción entre la luz solar y otros contaminantes precursores, derivados del tráfico, las grandes centrales termoeléctricas y algunas industrias. Se forma en las zonas urbanas, pero se desplaza hacia otros lugares, generalmente zonas suburbanas y rurales, donde tiene mayor incidencia, sobre todo en primavera y en verano.

Es un contaminante complejo y cuya incidencia a gran escala comenzó hace no muchos años. Por eso, y porque todavía no se conoce con exactitud científica su dinámica, cuando se producen picos altos de ozono es más difícil de atajar.

Entre 2014 y 2016 se incumplió la legislación para este contaminante en 41 de las 125 zonas atmosféricas en las que se divide España. Sin embargo, la mayoría de las comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Illes Balears, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Catalunya, País Valenciano, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco) no han elaborado ningún plan de mejora de calidad del aire para reducir la contaminación por ozono, como estipula la normativa. Ecologistas en Acción presentó una denuncia contra España ante la Comisión Europea por este motivo.

Loading...