La perla, la reina de las gemas

Actualizado Daniel NicolsDaniel Nicols ColaboradorSeguir Leer despuésCompartir

Conocida por ser la reina de las gemas se ignora cuál fue el primer pueblo en encontrar las perlas, pero debido al oriente y lustre de su nácar es posible que se haya utilizado como ornamentación desde épocas prehistóricas.

Las perlas son gemas formadas como mecanismo de protección ante una partícula o cuerpo extraño que se introduce en el interior del molusco, cuando esto sucede la ostra reacciona cubriéndolos con capas de nácar hasta crear una de las pocas gemas orgánicas que nos regala la naturaleza, la perla.

Aunque la fabricación de joyas con perlas se extendió desde la india hacia el resto del mundo gracias a los fenicios, la extrema rareza de las perlas naturales la convirtieron en una de las gemas más valiosas, solo reservada para reyes y reinas, de ahí que fuese conocida como la reina de gemas.

El valor de las perlas se determina por su oriente, forma, rareza de color y tamaño. Pero desde que en 1896 Mikimoto patentara el cultivo de perlas, tenemos que distinguir entre las creadas espontáneamente por la naturaleza conocidas como perlas naturales y las que han sido producidas por las ostras con la ayuda del hombre también llamadas perlas cultivadas.

Actualmente las perlas naturales siguen siendo las gemas orgánicas más valoradas, pero ya no tienen valor monetario estratosférico como en épocas pasadas, principalmente debido a que la mayoría de ellas a día de hoy son cultivadas.

Pero su oriente, tamaño y color van a depender de en qué tipo de ostra y en que paraíso del mundo se crean, si quieres saber de dónde proviene tu perla favorita no te pierdas la siguiente clasificación.

Perlas Akoya

Perlas AkoyaPerlas Akoya –

La perla akoya es generalmente la que nos imaginamos cuando pensamos en una perla. Su color blanco con matices que van del crema al rosado, unido a su forma redonda y simétrica, hicieron de esta perla la más apreciada e imitada del planeta.

Hoy en día sigue siendo una de las perlas más interesantes porque aunque es de difícil crecimiento su oriente, lustre y color es muy superior al de las perlas de agua dulce.

Perla australiana

Perla australianaPerla australiana –

La perla Australiana es conocida como la reina de los mares del sur por su gran tamaño en comparación con el resto perlas cultivadas. Con un tamaño medio de entre 13-22mm podemos encontrar ejemplares que alcanzan los 30mm o lo que es lo mismo tres centímetros de diamanto.

La ostra donde se cultiva este tipo de perla tiene dos variedades, una con el labio de color blanco y otra de color oro crean perlas con un color y oriente muy intenso y apreciado.

Perlas de Tahití

La perla de Tahití, es la última tendencia para los amantes del lujo. Aunque se le conoce como la perla negra, pocas de ellas lo son. En su mayoría tienen un tono verde, gris oscuro o incluso morado.

Su formación se produce dentro de la Pinctada Margaririfera u ostra de labios negros y dura aproximadamente 18 meses, pero sólo el 8% de las perlas resultantes tienen la suficiente calidad como para ser utilizadas en alta joyería y solo el 5% de estas son perfectamente redondas.

Perlas de agua dulce

La perlas de agua dulce se cultivan en diferentes tipos de mejillones u ostras por todo el mundo desde Estados Unidos a China pasando por Japón. Su forma irregular hizo que fueran conocidas en el pasado como como las perlas “Rise Krispies”, pero hoy las encontramos en todas las formas desde redondas a barrocas.

La principal característica de la perla de agua dulce es su abundancia y que son procesadas con blanqueamientos y teñidos.

Loading...