Inicio Actualidad La pírrica victoria del PSOE y la irrupción de Vox abocan a...

La pírrica victoria del PSOE y la irrupción de Vox abocan a España a un nuevo bloqueo

196 días después, los españoles, aunque con casi dos puntos menos de participación, han vuelto a pronunciarse en las urnas y, si bien ha habido un notable trasvase de votos entre partidos con resultados sorprendentes, la principal conclusión es que la celebración de elecciones ha sido una total pérdida de tiempo. Tanto para nada. Nos vemos en las mismas que en los últimos meses.

Se mantienen las dificultades para formar un gobierno estable y ni un bloque de izquierdas ni uno de derechas lo conseguirían. Solo sería posible romper el bloqueo con el apoyo de los nacionalistas a PSOE y Unidas Podemos. Es decir, lo mismo que hasta ahora.

Aunque el PSOE gana las elecciones, va a tener que volver a negociar con los mismos.Sánchez tendrá que ver las mismas caras. A título particular, los vencedores son Pablo Casado y Santiago Abascal y los perdedores son Albert Rivera y Pablo Iglesias. El líder de Cs pierde 47 escaños.

¿Error en la convocatoria de elecciones?

En Ferraz, aunque los militantes decían “queremos creer en Tezanos”, la realidad de los resultados es que el PSOE ha logrado 120 diputados, lo que son 3 menos que en abril y 33 menos que la encuesta del CIS de Tezanos. Las cabezas pensantes del partido que sostiene al Gobierno en funciones erraron con la convocatoria, de la que esperaban alcanzar hasta los 150 diputados.

Aun así, Pedro Sánchez empezó su discurso eufórico: “El partido socialista ha ganado por tercera vez las elecciones en este año”. Acto seguido, con otro semblante, ha recordado que “lo siguiente es formar gobierno” y por eso pidió al resto de partidos políticos “generosidad y responsabilidad para desbloquear la situación política en España”.

Sánchez sigue empeñado en gobernar porque ha ganado y ha insistido en que “esta vez sí” va a conseguir un gobierno progresista. Ha llamado la atención que cuando, con la boca pequeña, decía que “los españoles nos han dicho que quieren que gobernemos con otros partidos”, la multitud desplazada a la sede del PSOE no le ha dejado terminar. Visiblemente consternado, por no decir enfadado, Sánchez decía “dejadme terminar, qué participativos estáis”. No duró mucho más la comparecencia de celebración de la victoria.

Como ya lo hiciera en abril cuando avisaba “con Rivera no”, la militancia le volvía a marcar la agenda al presidente en funciones: “Con Iglesias sí, con Casado no”. Habrá que estar atento y ver en qué acaba la petición de las bases.

Notable subida del PP

En la Calle Génova, los populares han celebrado el notable ascenso en número de escaños de la formación que lidera Pablo Casado. Ellos sí han confirmado la “remontada”. El PP ha pasado de 66 a 88 escaños y si empezaban la noche considerando que Pedro Sánchez debería “empezar a pensar en irse”, la terminaron destacando que Casado, es “la única vía de solución” al candidato socialista, que ha sido “el gran derrotado” tras conseguir tres escaños menos.

Aun así, se dijo que «Sánchez ha perdido su referéndum, los españoles le han hecho una moción de censura», por lo que ahora, dijo el líder del PP, el PSOE debería «pensar y valorar su futuro».

Pablo Casado cree que “la pelota está en el tejado” de Sánchez, por lo que esperarán “a ver qué plantea”. Pero, en cualquier caso, ha dejado claro que los intereses del PP son «incompatibles» con los del PSOE, aunque ha dejado abierta su postura tras producirse unos resultados malos para la «gobernabilidad y el futuro» de España. Por eso, Casado ha dicho que “ejercerá su responsabilidad y su alternativa”.

El PP no contempla la abstención para facilitar la investidura de Sánchez y lamenta que este Gobierno de izquierdas no tendrá ningún problema en «volver a pactar con los independentistas».

Vox, la sorpresa… otra vez

Vox ha vuelto a sorprender y se convierte con 52 escaños en la tercera fuerza política del país. La formación de Santiago Abascal ha duplicado el número de diputados y se convierte con el PP en el partido con más peso en el bloque de centro-derecha.

En una declaración muy temprana, el portavoz de su Comité de Campaña, Jorge Buxadé, ya se mostraba convencido de que el resultado consolida el proyecto de Vox como la “alternativa social y patriótica” que los españoles desean y después advertía de que el Tribunal Constitucional va a tener “bastante trabajo”. Hay que recordar que 50 diputados es el número mínimo para poder interponer recursos.

Luego, Santiago Abascal celebraba el ascenso y prometiendo que no defraudará a los más de tres millones y medios de españoles que han confiado en Vox. Aun así, mostraba su preocupación por la “victoria del PSOE y la gobernabilidad del país”. Al respecto, no ha pedido “euforia” porque todavía hay “incertidumbre” por la postura del Estado con los “golpistas” en Cataluña.

Desplome de Ciudadanos y de Rivera

Por su parte, Ciudadanos no ha conseguido la remontada y se ha quedado con unos escuálidos 10 escaños, en una posición absolutamente irrelevante. Albert Rivera ha sido la sorpresa negativa de la noche y los resultados demuestran que “ha pagado el pato”, quizá injustamente, del bloqueo político de España.

El todavía líder de Cs ha asumido la derrota y se ha responsabilizado de ella. Entiende que el partido tendrá que “decidir un nuevo rumbo” porque “España ha votado más Sánchez, más Vox y menos centro político”.

En la casa de la formación naranja, totalmente desolada, la noticia era su líder. Recibido entre aplausos en la sede del partido, Rivera, sin dimitir, que era lo que se esperaba, decía: “No quiero hacer lo que han hecho otros líderes, que con los peores resultados decían que era una noche histórica. Por eso, como líder político, asumo mi responsabilidad. Voy a convocar una Ejecutiva urgente y proponer un Congreso extraordinario para que decida el futuro de este partido”.

No ha dimitido, pero el partido decidirá el futuro de todos con solo 10 diputados. A lo que también habrá que estar atento, por tanto, es si, a partir de ahora, a Cs hay que incluirlo en las opciones de derechas y de izquierdas para posibles pactos.

Unidas Podemos y otra coalición

La formación morada ha vuelto a tender la mano y negociar un Gobierno de coalición a Pedro Sánchez como garantía para dar estabilidad a España. Con siete diputados menos de peso (pasa de 42 a 35), un Pablo Iglesias serio ha criticado que estas selecciones hayan servido únicamente para reforzar a la derecha y “para que tengamos una extrema derecha de las peores de Europa”.

El candidato de Unidas Podemos ha dicho que los resultados “no son buenos” ni para el PSOE ni para ellos y ha insistido en la coalición progresista porque es una “necesidad histórica”. Aunque ha criticado a los que consideraron que era una buena idea “fragmentar la izquierda”, ha mandado un abrazo solidario a Íñigo Errejón porque “hoy es el día más difícil de su vida”.

Ignacio Garzón, por su parte, ha criticado del mismo modo a los ingenieros de la Moncloa que pensaron que sacarían rédito político con unas nuevas elecciones y, del mismo modo, ha apuntado también que “la fragmentación de la izquierda es una muy mala idea, es menester decirlo”.

Más País entra en el Congreso con dos diputados. Aunque Íñigo Errejón los ha calificado de “modestos”, ha querido subrayar que “dan los números” para un Gobierno progresista.

En un claro recado a Pedro Sánchez, ha avisado ya de que “no podemos ir a terceras elecciones” porque esta “repetición electoral” es un aviso de lo que pasa cuando “los intereses particulares se anteponen a los intereses del país”.

¿El separatismo decide?

ERC vuelve a ser más votado que sus compañeros independentistas de JxCat. Así, el partido de Oriol Junqueras, que hay que recordar que sigue en la cárcel, vuelve a superar a Quim Torra y Carles Puigdemont. En cualquier caso, los votos de los nacionalistas y separatistas serán fundamentales si Pedro Sánchez quiere formar un Gobierno con mayoría en el Congreso.

Pese a haber pasado de 15 a 13 escaños, Gabriel Rufián ha destacado que, tras la sentencia del procés, “el independentismo ha sentenciado de forma inapelable”. Del mismo modo, ERC ha prometido plantar cara a Vox: “Nos tendréis enfrente”.

Le sigue el PSC, que logra 12, y JxCAT, que suma ocho. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya le ha recordado a Pedro Sánchez que debe asumir sus “responsabilidades” y que “no se puede gobernar España sin escuchar a Cataluña”.

Por detrás, En Comú Podem consigue siete, mientras que la CUP irrumpe en el Congreso con tres diputados. PP, Vox y Cs también consiguen dos. Hay que recordar que en las generales de abril la CUP no se presentó, ERC logró 15 diputados.

Y hablando de nacionalistas, el BNG vuelve al Congreso con un diputado y Teruel Existe, una de las novedades, entra con otro. No se puede olvidar que el PNV, consigue 7 representantes, Bildu saca 5, los canarios de CC-PNC-NC obtienen 2, Navarra Suma logra otros 2 y Compromís solo 1, igual que el PRC.