La polémica Carnicerías Vaticanas, o cómo despiezar a Cristo en la cruz

La imagen del despiece de Jesucristo ya no está en El Arenal de Bilbao. Ese espacio festivo en el que las comparsas colocan sus casetas sigue teniendo una “carnicería vaticana” pero no así la cruz en la que se podían leer, junto a Cristo crucificado, cada una de las partes para su “comercialización”, como solomillo, muslo, paletilla o zancarrón. La Ertzaintza lo ha retirado a las 9,40 de la mañana de este lunes, por orden del juzgado de Instrucción número tres, y ha identificado a las personas que estaban en el interior de la caseta -en Bilbao se llaman txosnas- tras la denuncia del Obispado de la capital vizcaína.

Bajo la cúpula del Vaticano se mostraba la imagen de una carnicería tradicional con trozos de diferentes partes del cuerpo, incluidos corazones con la corona de espinas alrededor, junto a morcillas y costillares, entre otras viandas. Se incluye la frase “tomad y comed, este es mi cuerpo”.

El Obispado de Bilbao advirtió ayer de que iba a denunciar a la comparsa bilbaína Hontzak por la colocación de esa imagen. En un comunicado calificó de “agresión” el enunciado y el cartel y tildó el montaje de “imágenes blasfemas que ofenden sentimientos profundos y creencias religiosas”.

El Obispado solicitó la retirada de las imágenes, así como “el amparo y la intervención de las instituciones públicas”, al considerar que atentan “contra la libertad religiosa y el respeto a las personas que profesan la fe cristiana”.

Incluso el alcalde de Bilbao se ha sumado a las protestas. Ayer pidió a Hontzak, y ha vuelto a hacerlo hoy, ‘una reflexión’. El alcalde, Juan María Aburto, dijo ayer que no le “gusta nada lo que hace” la comparsa Hontzak, y lamentó que “alguien para resaltar lo suyo tenga que ofender a los demás”. En este sentido, ha instado a la comparsa a “hacer una reflexión” sobre “si creen que hay gente que se está sintiendo ofendida y debería hacer algo”, y ha añadido que, como alcalde, desea que “las fiestas de Bilbao sea un espacio donde todo el mundo se sienta a gusto”.

Al no producirse esa reflexión y mantener en el centro de su local la imagen de Cristo crucificado con un despiece similar al del ganado, el juzgado ha ordenado a la Ertzaintza su retirada y varios agentes lo han hecho esta misma mañana.

Loading...