Inicio Actualidad La polémica sobre el ‘Ninot’ del Rey marca el comienzo de Arco

La polémica sobre el ‘Ninot’ del Rey marca el comienzo de Arco

El ‘ninot’ del rey Felipe VI obra de los artistas Santiago Sierra y Eugenio Merino acapara la atención y los comentarios en el comienzo de la edición 2019 de la feria de arte Arco, que este miércoles abrió sus puertas en Madrid y que este jueves inaugurarán precisamente los Reyes, dando un paseo que no incluye el paso por el estand de la galería Prometeo, donde está la obra. Para cortar de raíz las suspicacias, la organización subrayó que nunca estuvo previsto que pasaran por ahí, y que se centrarán en los espacios dedicados a Perú, país invitado de esta edición. ‘Ninot’, que así se llama la obra, tiene cuatro metros de alto, huele a perfume ‘Dark blue’, como el monarca de verdad, cuesta 200.000 euros y quien la compre está obligado por contrato a quemarla antes de un año. «Ha sido concebida por el placer de ser destruida», señaló Luis Navarro, representante de Sierra.

Carece de «inventiva», «gracia,» y «creatividad», dijo el Nobel peruano

‘Ninot’ estaba en boca de todos. Del Nobel peruano Mario Vargas Llosa, que acudió al recinto ferial de Ifema a inaugurar la sección de foros y encuentros de la feria y la calificó de «provocación de mal gusto», carente de «inventiva», «creatividad» y «gracia»; del codirector del evento, Carlos Urroz, que optó por la tangente y dijo que por 200.000 euros «se pueden comprar muchas cosas en Arco»; del ministro de Cultura, José Manuel Guirao, que en los pasillos del Congreso indicó que la obra no es «arte» sino «espectáculo», y –también en el Congreso– del portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, que defendió la libertad de expresión y recordó que a él llevan tres años quemándolo en las Fallas de València. «Aunque no es comparable», admitió.

Libertad de expresión

Fuentes de Prometeo informaron de que esperaban vender la obra a más tardar este jueves, y especificaron que varios coleccionistas ya han manifestado interés, que todos son extranjeros –se habla de un museo privado de Panamá–, y que la mayoría expresaron su intención de indultarla; pero la quema es «innegociable», dijo un portavoz de los artistas. Por separado, Sierra y Merino ya habían sido artífices de polémicas de orden político en la cita madrileña, el primero el año pasado con ‘Los presos políticos en la España contemporánea’, sobre los dirigentes catalanes en prisión, que Ifema retiró por «razones de imagen», y Merino en el 2012 con ‘Forever Franco’ –una muy realista figura del dictador metido en una nevera. Fuentes del entorno del socio fundador de Mediapro y coleccionista de arte Tatxo Benet, que compró la obra de Sierra hace un año, dijeron que «ni ha adquirido ni tiene intención de adquirir» el ‘Ninot’.

«Hay que ser más sutil», dijo la galerista y fundadora de la feria Juana de Aizpuru

Ifema, acusada hace un año de censura tras retirar ‘Los presos políticos…’, ha dejado claro que ‘Ninot’ permanecerá en su sitio y que todo sigue «su curso normal». ¿Estará incurriendo en algún delito quien finalmente se haga con la obra y la queme? Nunca se sabe. El abogado Miquel Angel Vallès, miembro de la Sección de Derecho de Propiedad Intelectual y Derechos de Imagen del Col·legi de l’Advocacia de Barcelona, explica que en una hipotética causa judicial prevalecería la libertad de expresión, y cita como referencia la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que enmendó la plana a la justicia española por condenar a dos jóvenes de Girona que habían quemado una foto de los reyes. «En este caso, además, hay otro elemento, y es que se trata de una expresión no solo política sino creativa, y lo que hace el artista es expresarse, y merece la máxima protección».

La opinión de muchos galeristas presentes en Arco es que estas polémicas «distraen a la gente de lo importante», como dijo Ignacio Múgica, de CarrerasMugica. Algo más tajante fue la galerista Juana de Aizpuru, fundadora de la feria y su directora entre 1982 y 1986, quien dijo que el ‘Ninot’ es «una gamberrada», «una gansada propia de un novato», que está «al alcance de cualquiera» y que solo busca «que se muevan la prensa y los medios». «Hay que ser más sutil», remató.