Inicio Actualidad La Policía cree que el arsenal incautado en Siero (Asturias) iba a...

La Policía cree que el arsenal incautado en Siero (Asturias) iba a usarse contra otros narcos

La Policía Nacional cree que las armas automáticas, explosivos y lanzacohetes encontrados en el interior de una nave industrial de Siero, en Asturias, iban a ser utilizadas para robar mercancía a otros narcotraficantes. El arsenal pertenecería, presuntamente, a Carlos García Morales, ‘El Matador’; según desvela El Comercio.

El 28 de octubre del 2022, ‘El Matador’ entró en una nave industrial situada en Siero, convencido, junto a sus secuaces, de que en su interior habría 600 kilogramos de cocaína que les pertenecían y que habían hecho llegar a tierras españolas. La idea del colombiano y de su banda era recoger la droga y distribuirla, sin saber que entre los propios integrantes y futuros compradores había agentes infiltrados para la denominada operación ‘Espeto’.

Los narcotraficantes extrajeron la cocaína de Colombia y la transportaron en barco. En Barbados se produjo la entrega a quienes supuestamente llevarían la droga en España, pero que en realidad eran agentes estadounidenses infiltrados entre la tripulación de un yate de lujo. Los 600 kilogramos fueron enviados en un principio a Puerto Rico.

Una vez allí, se realizó una división de la droga, con el fin de continuar con la investigación y encontrar a todos los involucrados. De esta manera, se puso a disposición de la Policía Nacional una cantidad de la cocaína, con la que se realizaría una entrega controlada en España, con el objetivo de pillar in fraganti a los narcotraficantes.

Bajo custodia policial, la cantidad establecida para España llegó al país procedente de Puerto Rico. Ahora, solo quedaba dejar el cebo en un polígono industrial y detener a la banda de ‘El Matador’ cuando lo recogieran en Siero, concejo del Principado de Asturias.

Armas para una guerra

Para enorme sorpresa de los agentes infiltrados que colocaron la droga en la nave, en su interior hallaron un verdadero arsenal de guerra. Así, encontraron desde armas automáticas y sus piezas, hasta explosivos e incluso lanzacohetes. Además de grandes cantidades de cartuchos y cargadores, la Policía también se topó con botes de spray, rotativos lanzadestellos, rompelunas, chalecos antibalas, objetos de disfraz y ropa de imitación del Cuerpo Nacional de Policía.

Con todo esto, Antonio Martínez Duarte, jefe de la Brigada de Estupefacientes, declaró: «Estamos ante un arsenal extraordinario de armas: algo impensable en España hasta ahora». Argumentan que semejante cantidad de armas y objetos tendría que ser utilizada para dar un golpe a otra banda rival, y así robarles droga de mercancía.

Ante ello, la defensa de los acusados sostiene que la entrega controlada de las armas requería de una autorización adicional por parte de la Fiscalía, y pide identificar a varios de los agentes infiltrados en la banda de sus clientes, quienes lo hicieron bajo motes. Toda la operación ‘Espeto’ sigue abierta, aunque muchos de sus involucrados ya se encuentran detenidos y en procesos judiciales.