La Policía investiga a los CDR por organizar “actividades coercitivas”

Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado investigan el papel de los Comités de Defensa del Referéndum (CDR), reconvertidos en Comités de Defensa de la República, en la organización de los “incidentes de violencia” del 1-O y las “actividades coercitivas” de la huelga general del pasado 8 de noviembre.

El coronel Diego Pérez de los Cobos, cargo de la Secretaría de Estado de Interior que coordinó el dispositivo del 1-O, ha remitido un informe al juez de Barcelona que investiga las cargas policiales en que sostiene que las instrucciones que se dieron a los agentes eran “priorizar la seguridad y el uso mínimo y proporcionado de la fuerza”, así como llevar cabo actuaciones “rápidas y puntuales” para requisar las urnas, sin que el “objetivo” fueran los votantes.

El informe, a que ha tenido acceso Efe, revela que la Policía Nacional y la Guardia Civil han estado investigando las “actuaciones” de los CDR y han remitido al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya varios atestados con los indicios de criminalidad que aprecian en la actividad de esos grupos populares de activistas, creados para mantener la movilización a favor de la independencia.

Justificación del uso de la fuerza

De los Cobos asegura en su escrito que, pese a que la actuación policial el 1-O se focalizó en “la retirada e intervención del material de votación, con actuaciones rápidas y puntuales”, los agentes tuvieron que usar la fuerza al ser “recibida con acciones de violencia directa”, a su llegada o cuando abandonaban el lugar.

En ese sentido, el ministerio sostiene que la intervención policial se produjo en un contexto de “resistencia pasiva organizada“, con algunos “incidentes de violencia” y una “actividad de oposición organizada en contra de la intervención de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”.

Para Interior, en esos incidentes fue “muy relevante” la actuación de los CDR, que, especialmente en Barcelona, operaron “como elementos de coordinación y ejecución de los actos preparatorios y ejecutorios de la oposición de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado” y habían montado “acciones de parapeto” en los puntos de votación.

El escrito destaca que los CDR, ya reconvertidos en Comités de Defensa de la República, han seguido actuando tras el 1-O y que una de sus “principales actividades coercitivas, aunque no la única”, fue organizar la jornada de huelga general del pasado 8 de noviembre.

En ese sentido, el informe recuerda que el llamado “paro de país” provocó más de 70 cortes de carretera en varios puntos de la red viaria y ferroviaria de Cataluña, lo que obligó a intervenir a la Policía Nacional y a la Guardia Civil “para restablecer la normalidad”.

Loading...