La Policía Nacional detiene a un militante de Arran por tratar de asaltar la sede del Partido Popular en Barcelona

La Policía Nacional ha detenido esta noche en Manresa a Josep Muñoz Busquets, militante de Arran, organización juvenil afín a la CUP, en relación con el acceso de forma violenta a la sede del PPC de Barcelona el pasado 27 de marzo, en el contexto de la campaña La Clau, han informado fuentes policiales.

Contra Muñoz Busquets había requerimiento de búsqueda, detención y personación emitida por el juzgado de instrucción 11 de Barcelona cuyo origen se encuentra en el 27 de marzo, cuando militantes de Arran accedieron de forma violenta en la sede del Partido Popular de Cataluña (PPC), en el número 249 de la calle Urgell de Barcelona.

Las mismas fuentes refieren que Muñoz Busquets ha desobedecido sucesivas citaciones del juzgado.

El PPC presentó el pasado 28 de marzo una denuncia ante los Mossos d’Esquadra por el intento de ocupación de su sede por parte de Arran, en la que se remarcó la presencia en la concentración de la diputada de la CUP en el Parlament Anna Gabriel y el exdiputado David Fernández.

Ese día, una treintena de miembros de Arran intentaron «ocupar» la sede central del PPC en Barcelona para exigir un referéndum de autodeterminación.

El grupo llegó a entrar en la sede del partido, aunque no pudieron pasar más allá del control de metales en el acceso del local, en cuyo interior estaban reunidos en esos momentos destacados miembros de la cúpula popular, entre ellos Xavier García Albiol.

Los jóvenes llenaron la fachada con pegatinas y carteles, pintaron con grafiti rojo una bandera independentista y entraron a la sede portando urnas de cartón.

Todos los grupos menos la CUP suscribieron una declaración en la que el Parlament rechazaba «firmemente» el «escrache» y la «intimidación» protagonizado por Arran ante la sede del PPC en Barcelona, ya que la discrepancia política «no puede ser nunca motivo para justificar ninguna intimidación».

EL MANUAL DE ARRAN PARA DETENIDOS: “EN COMISARÍA MANTÉN LA CALMA Y NO HABLES, MIENTE” 

Manifestación de Arran frente a una comisaría de los Mossos

Manifestación de Arran frente a una comisaría de los Mossos

«En comisaría mantén la calma. Recuerda que, pese a todo, el tiempo siempre juega a tu favor. Todo tipo de interrogatorio sobre las actividades, ideología, militancia política, etc., es ilegal. No obstante, son muy frecuentes. Tienes derecho a no declarar, incluso a mentir. Es muy importante denunciar las torturas, las vejaciones, las amenazas, los maltratos (…) No toques ningún objeto que te ofrezca la Policía».

Arran, la rama juvenil de la CUP, ha distribuido entre sus miembros una «guía» para saber qué hacer en caso de que sean arrestados. El documento, de nueve páginas, ha sido elaborado este mes de septiembre, anticipando que habrá detenidos en las jornadas de tensión que se viven en Cataluña por la convocatoria del referéndum independentista, que el Gobierno asegura que no se producirá. El «cuaderno informativo» lo firma Alerta Solidaria, grupo que ofrece asistencia jurídica a la izquierda independentista catalana, y contempla instrucciones claras de cómo actuar si los activistas radicales son detenidos por la Policía. La primera consigna es guardar silencio porque, aun siendo conversaciones «extra oficiales», pueden «ayudar a la policía a sacar información para hacer un perfil psicológico». Y se les previene de que pueden sufrir violencia en las comisarías. «La persona detenida es minuciosamente cacheada», explican para, acto seguido, advertir que se les requisará cualquier objeto con el que se «puedan lesionar (cordones de los zapatos, cinturones…)». También se les aconseja no «dar muestras de ADN».

«Llevar sujetadores sin aro»

A las mujeres se les dá una recomendación precisa: «Aquellas que utilicen sujetadores de copa, se les hará quitar el aro que contengan, o, incluso, se les retirará el propio sostén. Por tanto, puede ser una situación incómoda», que aconsejan salvar llevando «sujetadores de tela o que no tengan ningún material que pueda ser peligroso». El documento insiste en que los detenidos deben solicitar un abogado y reconocimiento médico, que debe hacerse «sin presencia policial». Y se apunta que pueden avisar a familiares, a los que les estará permitido llevarles «comida, leche y bebidas».

La principal preocupación del Gobierno y de las fuerzas de seguridad ante el 1 de octubre es que los elementos más radicales de la izquierda independentista provoquen altercados e incendien las calles al constatar que no se permitirá el referéndum ilegal.

Loading...