Inicio Actualidad La reforma con la que el Gobierno quiere facilitar el empleo y...

La reforma con la que el Gobierno quiere facilitar el empleo y la residencia a los extranjeros

El Gobierno tiene previsto aprobar este martes la reforma del Reglamento de Extranjería para facilitar la incorporación de extranjeros al mercado laboral. La reforma pretende mejorar la contratación en origen, facilitar la regularización por arraigo a quienes ya están en el país, permitir que trabajen los estudiantes extranjeros y simplificar las exigencias para trabajar por cuenta ajena.

El real decreto trasladado al Consejo de Ministros por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones plantea cambios en la normativa de extranjería y flexibilizar los requisitos que se exigen actualmente para conseguir permisos de residencia y trabajo, con el fin de cubrir las crecientes vacantes en el mercado laboral español.

RESIDENCIA CON COMPROMISO DE FORMACIÓN

Entre las propuestas del ministerio que dirige José Luis Escrivá está la creación del «arraigo por formación«, que abriría así la vía a que las personas que se encuentren en España en situación irregular desde hace dos años y asuman un compromiso efectivo de formación en algún sector con demanda de empleo puedan obtener autorización de residencia.

La normativa que se reforma exige, en el caso del arraigo laboral, que el extranjero haya permanecido en España durante dos años y haya trabajado de manera regular o irregular durante un período acreditado de seis meses. En el caso del arraigo social, se debe acreditar un período de permanencia en España de tres años y tener vínculos familiares o aportar un informe que acredite su inserción en la sociedad, pero también un contrato con una duración mínima de un año. Entre los objetivos está también la de contar con un Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura que permita una fotografía más exacta de las necesidades del mercado de trabajo para mejorar los procedimientos de contratación en origen.

Respecto a los estudiantes extranjeros, Migraciones quiere que puedan simultanear los estudios con un trabajo (con un máximo de 30 horas semanales), algo que ahora tienen vedado salvo excepciones. Junto a esta medida, se quiere facilitar el trabajo por cuenta propia de los extranjeros, sometido ahora a múltiples requisitos y a fuertes inversiones.

PROCEDIMIENTOS DE CONTRACIÓN MÁS ÁGILES

La argumentación del real decreto es económica y ante una legislación de extranjería española que se caracteriza por procedimientos lentos y grandes cuellos de botella que no permiten cubrir las necesidades de los empresarios, generando grandes bolsas de economía sumergida, explica el texto normativo.

El Ministerio recuerda que el envejecimiento de la población, la transición ecológica y la digitalización hacen augurar una auténtica competición global por el talento y el capital humano y numerosos estudios alertan también de la dificultad de atraer personal a ocupaciones menos atractivas y con cualificaciones bajas.

REFORMA DEL REGLAMENTO, NO DE LA LEY

El ministro José Luis Escrivá explicó el pasado jueves en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que la modificación se hará finalmente a través de una reforma del Reglamento y no de la ley de Extranjería -aprobada hace más de una década-, y a través de real decreto, por lo que no debe seguir trámite parlamentario. «La opción de modificar la ley de Extranjería que planteé al principio de la legislatura sigue mantendiéndose como opción, pero hemos evaluado las posibilidades de modificación reglamentaria y muchas de las cosas se pueden hacer y mejorar por esta vía», señaló Escrivá.

Aunque el responsable de Migraciones aseveró que «en algún momento del futuro habrá que cambiar la ley aprobada con una coyuntura bien distinta a la que tiene ahora España y a la que va a tener con la situación de envejecimiento de la sociedad cuando se manifieste de una manera más clara». Escrivá se comprometió a comparecer ante la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para dar cuenta de esta reforma «que afecta de forma importante a distintos elementos del modelo de extranjería en España».

Publicidad