Inicio Actualidad La regeneración, según Sánchez: sigue sin comparecer por la tesis y ya...

La regeneración, según Sánchez: sigue sin comparecer por la tesis y ya van siete ministros cuestionados

La capacidad de resistencia de Josep Borrell al frente del Ministerio de Exteriores va a poner a prueba una vez más la credibilidad del discurso ético y regenerador de Pedro Sánchez. Borrell engrosa desde ayer la lista de ministros del Gobierno que han incurrido en conductas que o bien son ilícitas, o bien son abiertamente ilegales, o bien carecen de la más mínima ejemplaridad exigible a la gestión de un gobierno.

Más aún, si se trata del Gobierno «bonito» del PSOE que presume de ser irreprochable, pero que en realidad esconde numerosos escándalos en el doble fondo de su armario ético. Ocurrió con la tesis del propio Sánchez, con los destituidos Màxim Huerta y Carmen Montón; ocurre con Dolores Delgado -la ministra más reprobada en democracia-, con Isabel Celáa y su oculto patrimonio inmobiliario, con Pedro Duque y Nadia Calviño y sus entramados societarios, y ahora también con Josep Borrell, después de que ayer se oficializase una multa de 30.000 euros por el uso de información privilegiada cuando era consejero de Abengoa.

La tesis, el caso que cambió el listón moral

En muy pocos meses de mandato Pedro Sánchez había perdido por el camino a Máxim Huerta como ministro de Cultura y a Carmen Montón como ministra de Sanidad. El presidente del Gobierno fue inflexible a la hora de dejar caer a dos de sus fichjes para mantener vivo su compromiso con la ejemplaridad. Todo cambió cuando el escándalo llamó a su puerta. Las desvelaciones de este periódico sobre la hasta entonces oculta tesis del presidente del Gobierno y los plagios que se contenían en ella cambió todo para siempre. El presidente se parapetó y se ha negado a dar explicaciones, después de haberse comprometido a ello. A partir de ahí, los casos que han sacudido a sus ministros se han visto protegidos por el nuevo y rebajado listón ético impuesto por Sánchez para protegerse.

En su tesis se comprobaron más de una decena de malas práctias académicas: Copió a otros autores, «fusiló» informes del Gobierno de Zapatero y volcó en la tesis artículos suyos ya publicados. Este diario corroboró la existencia de decenas de corta-pegas que supone «falta de integridad académica», según expertos universitarios consultados. En el libro que nace de la tesis, Sánchez llegó a copiar un párrafo dos veces en la misma página.

Delgado, tres reprobaciones

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha sido reprobada tres veces, dos en el Congreso y una en el Senado. Delgado es la ministra más señalada por las dudas en torno a la gestión de su cartera -se la acusa de filtrar el nombramiento de Marchena- y por los audios que revelaron un encuentro con el excomisario Villarejo.

Duque, acusado de evadir impuestos

El titular de Ciencia y Universidades, Pedro Duque, tiene una casa en Jávea (Alicante) a nombre de una sociedad patrimonial -con la que se puede evadir hasta cuatro impuestos diferentes-. La empresa de Duque no tiene ningún empleado aunque su objeto sea «la promoción, construcción y la venta de inmuebles».

Celaá ocultó su chalé de lujo

La ministra portavoz y ministra de Educación, Isabel Celaá, habría ocultado en la declaración de bienes que publicó el BOE un chalé que está ubicado en una exclusiva zona de Vizcaya. Según Okdiario, el valor del inmueble es de 1,55 millones de euros, tras simular su venta y tomando como referencia otro chalé «similar al suyo».

Calviño compró su casa a través de una sociedad opaca

La ministra de Economía, Nadia Calviño, compró su vivienda en el barrio de Mirasierra de Madrid mediante una sociedad instrumental y dos testaferros.

La vivienda está a nombre de Aldeal Consultores, la empresa que la ministra y su marido, el economista Ignacio Manrique de Lara, crearon en el año 2000 para adquirir el inmueble. Calviño se ha beneficiado del ahorro de decenas de miles de euros en impuestos durante los últimos años. En los últimos cinco años, la sociedad ha ingresado 245.621,45 euros, pero curiosamente solo ha pagado 5.345,50 euros en Impuesto de Sociedades. Así, la carga tributaria apenas supone un 2 por ciento de los ingresos generados.

Esta práctica fue rotundamente rechazada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una entrevista en Telecinco cuando estaba en la oposición, en 2015.

«Si yo tengo en la Ejecutiva Federal de mi partido a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi Ejecutiva», expresó entonces Sánchez. «Es el compromiso que yo asumo con mis votantes y también con los españoles», añadió.