La ruptura de Ciudadanos en el País Valencià traslada su crisis a las Corts

La disputa y las tensiones internas en el seno de Ciudadanos no se han aplacado con el abandono de los ya exdiputados de la formación Alexis Marí, David de Miguel, Alberto García y Domingo Rojo. “Puede ser que se vaya alguien más”, asegura Alexis Marí. El que hasta hace poco fuera portavoz del partido de Rivera en las Corts Valencianes no oculta su malestar con la dirección de un partido que considera que ha variado el rumbo desde hace mucho tiempo. “Nos acostamos siendo socialdemócratas y nos levantamos siendo liberales”, sentencia Marí.

Y es que la espantada de los cuatro parlamentarios en el ecuador de la legislatura, dejando a Ciudadanos con nueve escaños, no es fruto de la tensión creciente en los últimos meses, sino que viene de lejos.

Alexis Marí, ex-portaveu de Ciutadans al Parlament valencià

“A los tres meses de iniciar el mandato el ambiente era irrespirable”, relata Marí, quien se muestra muy crítico con su sustituta como portavoz, Mari Carmen Sánchez: “hace una semana decía que todo era normalidad y buen ambiente, pero entre los que se quedan, no hay paz ni amor”. Para la actual portavoz, Marí “está en su línea y no puede tirar por el suelo el trabajo de nadie, aquí desde el primer día hay ambiente de trabajo”.

Respecto a la posibilidad de nuevos abandonos, Sánchez se muestra tajante y asegura que no va a haber más fugas: “Lo hemos hablado y hay un compromiso firme y absoluto con el partido” por parte de los nueve parlamentarios que han quedado en el grupo.

La disputa se traslada ahora a las Cortes Valencianas, donde las dos facciones enfrentadas buscan un juez que dirima las disputas en la Junta de Portavoces que se reunirá el próximo lunes. Si desde la dirección de Ciudadanos les han exigido que devuelvan el escaño, conscientes de que la ley les ampara a conservarlo, el grupo liderado por Marí ha solicitado a las Mesa de las Cortes por escrito tener un grupo parlamentario propio y “poder tener la máxima participación en el pleno y en las comisiones, para poder trabajar”.

Los actuales dirigentes de C’s temen que el tripartito de el visto bueno a la formación de un grupo parlamentario de los escindidos

Una circunstancia que no ha sentado nada bien en la bancada de Ciudadanos, que temen que con el beneplácito del tripartito se consume esta petición. De hecho, los portavoces adjuntos de Ciudadanos, Juan Córdoba y Mercedes Ventura, han solicitado que se sitúe a los cuatro diputados “en otro lugar del hemiciclo, al no pertenecer ya al Grupo Parlamentario”.

La respuesta de los cuatro exdiputados no se ha hecho esperar y argumentan que prácticamente la mitad de las 7.250 iniciativas presentadas por la formación naranja son suyas y que ha sido público y notorio el reconocimiento a su trabajo por parte de diputados de otros grupos.

Apelar al pacto contra el transfuguismo

Desde la dirección de Ciudadanos consideran que “son tránsfugas y tiene que devolver el acta” y recuerdan que “firmaron un compromiso ético por el que se comprometían a devolver al acta en casos de corrupción o si se daban de baja en el partido”. “Yo no me considero tránsfuga”, responde Marí, “no hemos traicionado a la gente que nos ha votado por un programa y voy a seguir manteniendo mi compromiso de antes del 25 de mayo de 2015. Algunos parece que el día de la clase de ética, se la saltaban”.

Mari Carmen Sánchez, actual portaveu de C's al Parlament valencià

Mari Carmen Sánchez advierte que “el transfuguismo nos afecta a todos, en esta legislatura le ha pasado a Podemos y al PP, en otras, a otros partidos y no sabemos lo que puede pasar en el futuro” e insiste a sus cuatro excompañeros en que “devuelvan el acta, porque lo firmaron en la carta ética del partido”.

Una disputa interna que se traslada a las Corts

Sin duda la reunión del próximo lunes de la Mesa de las Cortes y de la posterior reunión de la Junta de Portavoces van a ser tensas. Sobre la mesa responde a los escritos presentados por ambas partes, el de los dimitidos que quieren poder formar grupo propio y tener voz e iniciativa propias y el de Ciudadanos, que busca aislarlos y dejarlos como diputados no adscritos.

En este sentido, la portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, advierte de que “pueden incurrir en un delito de prevaricación” y esgrime los artículos 23, 25, 27.2 y 27. 5 del Reglamento de las Corts Valencianes que, asegura ” no deja lugar a interpretaciones, son diputados individuales, no pueden ni deben tener privilegios” y lo que espera es que el lunes ambos órganos “se ciñan al reglamento y que se cumpla”.

La posibilidad de que los socios del tripartito apoyen el escrito de Marí e incluso que haya habido conversaciones en este sentido parece no preocuparle a Sánchez, quien insiste en que “algo debe quedar claro y es que apoyar esa medida sería caer en la prevaricación”.

El trasfondo de esta cuestión es que para reformas de gran calado son necesarios dos tercios del Parlamento Valenciano y esos cuatro votos le vendrían muy bien al tripartito. Si bien, para Marí este argumento no tiene sentido, porque reformas como la rebaja del listón electoral el tres por ciento, “ya están sobre la mesa y acordadas desde hace tiempo”.

El lento goteo de salidas

La realidad es que la crisis interna que afecta a Ciudadanos no es nueva. Y no sólo en el País Valencià sino en el conjunto del Estado con 200 cargos electos que se han ido y con una fuga de miles de militantes. En Valencia, ya en febrero dimitía el portavoz de la Diputación de Valencia, Enrique Aguar, por discrepancias con la dirección del partido y por considerar que se estaba convirtiendo en una marca blanca del PP.

Aguar, próximo a Alexis Marí y a Carolina Punset, quien tampoco ha ocultado sus diferencias con Albert Rivera, ya ha registrado un nuevo partido Contigo Somos Democracia (CSD).

Marí ya se distanció de Albert Rivera en febrero criticando el “giro a la derecha del partido”, sus críticas públicas y en redes sociales especialmente a la postura de Ciudadanos en los Presupuestos Generales del Estado y al trato recibido por los valencianos le valieron la destitución como portavoz el pasado 24 de abril.

Las redes y especialmente Twitter son el altavoz de Marí y en los últimos tiempos, sobre todo esta última semana, se ha cebado con el que fuera su compañero en UPyD, Toni Cantó.

Precisamente esta misma semana, el comité autonómico del partido en el País Valencià, ha incorporado al diputado nacional Toni Cantó nombrándolo responsable de la secretaría de Comunicación y ha ratificado a Fernando Giner como portavoz y a Emilio Argüeso como secretario de Organización.

En las próximas semanas se incorporarán a la dirección nuevos cargos públicos y coordinadores provinciales elegidos en primarias, con la vista puesta en reforzar el partido de cara a las elecciones de 2019.

Loading...