Inicio Actualidad La salud de tu hogar al borde de un precipicio

La salud de tu hogar al borde de un precipicio

Partiendo de la base de que la salud es una de las premisas más importantes que tenemos en la vida y que deberíamos cuidar al máximo, no deberíamos perder de vista que no sólo se cimenta en la alimentación, ejercicio físico, un buen dormir y un satisfactorio equilibrio mental, sino que pasa, pisa y se pasea por toda tu casa, se podría decir “casa sana, cuerpo sano”.

Y es que tendemos a olvidar algo muy importante que predomina en nuestros hogares, el aire que hay en él.

Este aire puede estar muy contaminado, incluso más que el exterior. La acumulación de partículas tóxicas que van desprendiendo los productos de limpieza y cosméticos, los materiales de la ropa, sofás, alfombras y sus retardantes de llama, pintura, insecticidas y un largo etc, junto con la falta de ventilación o una mala aspiración, hacen que al respirarlos se vayan introduciendo poco a poco en tu organismo mermando tu salud.

La agencia americana que vela por la salud ambiental (EPA) analizó el aire de muchos hogares y dieron valores alarmantes. Convivimos con más de 100.000 sustancias tóxicas y aún no se conocen los efectos en la salud de todas.

Teniendo el cuenta que el pulmón es el órgano más afectado en estos casos, incluyendo los conductos que llevan a él, las vías respiratorias.

Por suerte, podemos prevenir estos efectos y reducir la carga tóxica que hay en tu hogar, integrando en elementos tan indispensables como un buen purificador de aire, un aspirador con filtro HEPA, y en invierno, una estufa de pellet antes que una chimenea o el aire seco de tu sistema de calefacción habitual en casa.

Purificadores de aire

Estos robots que gozan de cierta autonomía son los encargados de detectar la suciedad del ambiente para su posterior eliminación. Entre los mejores purificadores de aire los hay con varias caracterísictas, así que para asegurarnos que nos hacemos con el más adecuado, tendremos que controlar y verificar ciertas pautas:

1. En primer lugar hay que observar el tamaño de la estancia donde deseamos instalarlo, pues su capacidad de limpieza está directamente relacionada con el tamaño de la habitación a limpiar.

2. La dimensión es otro punto a tener en cuenta, a mayor tamaño, más capacidad de trabajo.

3. Su potencia delimitará la rapidez.

4. La velocidad es otro factor primordial, siendo tres las principales: modo nocturno, turbo y modo intermedio. El modo escogido dependerá del interesado, en función de la prisa que tenga y las horas disponibles.

5. El ruido que realizan es fundamental, para evitarlo se recomienda no bajar de los 30 decibelios.

6. La capa de carbón activo para remover las partículas odoríferas es altamente recomendable.

7. La función ionizadora, encargada de emanar iones de carga negativa que se unen a las partículas positivas, las más perjudiciales, consiguiendo que desaparezcan.

8. En cuanto a la programación, es muy importante para todo aquel que pasa muchas horas fuera de casa, controlar el inicio y el fin del funcionamiento con antelación.

9. Filtro,sin él el purificador perdería su máxima efectividad. No es suficiente que sea del tipo HEPA, debería ser un HEPA original, para que su rendimiento sea pleno.

Aspiradores con filtro HEPA

Como ya comentamos anteriormente, el filtro HEPA se ha convertido en un indispensable de la tecnología doméstica, su utilización es sinónimo de salud, eficacia y durabilidad. La presencia de partículas de polvo y alérgenos, tiene sus minutos contados con las potentes herramientas de este filtro. Su intercepción, impacto y difusión, atrapan partículas de todos los tamaños evitando la propagación de bacterias y virus a través del aire, previniendo así las infecciones y asegurando un alto nivel de protección contra enfermedades de transmisión aérea y enfermedades generadas por alergias respiratorias a los ácaros del polvo, asma, etc.

Los objetivos del tratamiento de las alergias respiratorias son minimizar los síntomas y su impacto en la calidad de vida, mantener una función respiratoria normal y evitar la progresión de la enfermedad a otras formas más graves. Y para esto nos ayudan mucho los aspiradores con filtro HEPA.

Los tratamientos que se aconsejan son eficaces y se basan en tres componentes complementarios:

1. Medicamentos para frenar la inflamación alérgica y calmar los síntomas.

2. Vacunas, inmunoterapia específica con alérgenos entre 3 y 5 años.

3. Evitación del alérgeno casual, y aquí es donde entra en juego nuestros tres dispositivos, para sanear el aire de nuestra casa. Este tratamiento se basa en el principio de que cuanto menos se exponga la persona al alérgeno, menos intenso será la respuesta inflamatoria que genere su sistema inmunitario (asma, alergia). Así para los ácaros implica una serie de medidas de limpieza dentro de casa, bastante exhaustivas que solo se conseguirán con herramientas tan potentes como las que se describen en este artículo.

Estufas de pellet

El tercer as en la manga a la hora de proporcionar salud a nuestra vivienda lo constituye la estufa de pellet. Estas estufas son generadores de calor que utilizan pellets de madera para la combustión dentro de una cámara cerrada, emitiendo un agradable calor a la estancia.

La mejor estufa de pellet para tu hogar será aquella que garantice un gran caudal de aire por la parte delantera y con un sistema de carga de pellets sencillo y rápido.

Pero, ¿qué es el pellet?

Pues no es otra cosa que pequeñas barras cilíndricas hechas con residuos compactados de madera (fundamentalmente serrín), que se obtienen de la limpieza de bosques y de restos de industrias madereras. Es decir, es un recurso renovable y al ser material reaprovechado es mucho más barato.

Ventajas:

1. Emisiones de CO2 muy bajas.

2. Rendimiento energético elevado.

3. Su control se produce de manera electrónica, programable a distancia.

4. Calienta el ambiente de forma natural.

5. Su precio es más competitivo y estable en el tiempo.

Conclusión

Sea cual sea la elección a la hora de adquirir uno de estos dispositivos y sea cual sea el tipo (de aire, canalizables o termoestufas) es seguro que resultará un gran acierto y una gran inversión en la salud de nuestra casa y por ende, en la de toda la familia.