La segunda unidad del Barça se reivindica en Murcia

No hay respiro para el Barça de Valverde. Sigue quemando etapas el técnico extremeño en su nueva aventura. La última, el debut en la Copa del Rey como azulgrana, saldada la visita a Murcia con una cómoda goleada que sitúa a su equipo ya en los octavos virtualmente. Un triunfo fabricado por los menos habituales, reivindicados con su buen hacer ante su jefe.

El debut copero siempre es complicado para los grandes equipos, reservadas su estrellas para envites de mayor copete, incómodo casi siempre el desplazamiento. No así esta vez para el Barça, campeón de las tres últimas ediciones de la Copa del Rey, que comenzó a defender sus galones de campeón en la Nueva Condomina de Murcia, un estadio por el que muchos equipos de Primera suspirarían.

Arnaiz, una de las joyas del filial, debutó y brilló

Era la primera oportunidad real para que Ernesto Valverde aplicara rotaciones y comprobara de primera mano el verdadero potencial de su segunda unidad. Muchas caras nuevas las que puso en liza el técnico, destacando por encima de todas la de Arnaiz, una de las perlas del filial, confirmadas casi todas las expectativas en la ciudad de San Patricio.

No tuvo demasiadas ocasiones de lucirse en la primera parte el ex del Valladolid, ya que la película transcurrió casi toda la noche por la banda derecha del ataque azulgrana, donde Semedo y Deulofeu se hartaron de correr. Juanra acabó desfallecido. Sigue sin explotar el extremo de Riudarenes, al que resulta imposible achacarle falta de actitud, pero cuya toma de decisiones sigue siendo discutible a pesar del precioso gol que acabó firmando.

El jugador del F.C Barcelona Gerard Deulofeu
El jugador del F.C Barcelona Gerard Deulofeu (Marcial Guillén / EFE)

Recuperó el Barça su esquema clásico con el 4-3-3, algo diluido cuando Messi y Luis Suárez campan por el césped. En él, André Gomes asumió los galones de catalizador del juego sin demasiada fortuna, muy errático el portugués en el pase y casi nulo en la recuperación. No está cómodo en el medio centro, es una evidencia.

A pesar de todo, y como indicaba toda lógica, el equipo azulgrana llevó todo el peso del partido ante un Murcia agazapado, intentando sorprender a la contra, faceta en la que Molinero y Elady destaparon algunas de las carencias de este Barça. Pero tardaron los pimentoneros en salir de la cueva, ocupados en defender los ataques azulgranas, altos en cantidad y bajos en peligrosidad.

Eladio fue el mejor del Murcia, activo hasta la saciedad en ataque

Un remate fallido de Vermaelen tras un extraordinario saque de córner de Aleñá fue el primer aviso serio del Barça. Después fue Santomé el que desbarató el buen cabezazo de Alcácer tras un centro preciso de Deulofeu. Ambos repitieron justo al filo del descanso, pero esta vez el portero murciano no pudo hacer nada ante el impecable remate del valenciano.

Se marchaba el Barça al descanso con una pequeña renta en el marcador, un gol que seguramente en las gradas, más calmadas de lo esperado, se consideró incluso excesivo. Lo cierto es que los azulgranas habían sido superiores, a pesar de algún contragolpe murciano, como el que Llorente fue incapaz de transformar en gol. Un dominio que se acabó de decantar hacia el lado visitante nada más salir de vestuarios.

El centrocampista del F.C Barcelona Denis Suárez
El centrocampista del F.C Barcelona Denis Suárez (Marcial Guillén / EFE)

Uno de los más activos del Barça había sido Deulofeu, que esta vez mostró toda su calidad y supo decidir con notable acierto. El extremo regateó a tres rivales, retó a Santomé y le batió con mucha precisión. Un bellísimo gol que despejaba todas las dudas, si es que pudiera haber alguna.

El segundo gol azulgrana supuso una losa enorme para el Murcia, que sintió lo que un neumático cuando pisa un clavo. Tres minutos después, la llanta ya rozaba el asfalto. En la primera ocasión de demostrar su potencial, Arnaiz se deshizo de su par y anotó el tercero con un disparo potente desde la frontal, una acción que el Mini Estadi ya se ha visto en más de una ocasión.

Alcácer retó a Santomé y salió ganador

El sueño murciano de viajar de vuelta al Camp Nou con alguna esperanza de pasar de ronda se había esfumado por completo y el Barça empezó a jugar con demasiada comodidad. Un escenario muy peligroso para el Murcia, que acabó por encontrar la calma en medio de la tormenta para evitar males mayores. Tuvo incluso Chamorro una oportunidad inmejorable para recortar, pero hasta Cillessen demostró estar muy concentrado en una acción de mucho mérito.

En la recta final, Valverde le dio la alternativa a Cucurella, otra de las promesas de la cantera, llamado a ser el amo y señor de la banda izquierda azulgrana en un futuro próximo. Antes del pitido final, Elady volvió a poner a prueba a Cillessen, que demostró ser un portero de muchas garantías para el Barça. Al Murcia le queda el bonito reto de dar la cara en el Camp Nou, donde la segunda unidad azulgrana también querrá volver a reivindicarse.

Ficha técnica

Murcia, 0 – FC Barcelona, 3

Real Murcia: Santomé; Antonio Escribano, Orfila, Álex Ortiz, Juanra; David Mateos (Armando, minuto 76), Jordan Domínguez, Llorente (David Sánchez, minuto 61), Nadjib, Abel Molinero (Salva Chamorro, minuto 61); y Elady Zorrilla.

Barcelona: Cillessen; Semedo, Mascherano, Vermaelen, Digne (Cucurella, minuto 83); André Gomes, Aleñá (Rakitic, minut 76), Denis Suárez; Deulofeu (Sergi Roberto, minuto 76), Arnáiz y Alcácer.

Goles: 0-1. M.44: Alcácer. 0-2. M.52: Deulofeu. 0-3. M.56: Arnáiz.

Árbitro: José Luis Munuera Montero, del comité andaluz. Mostró la tarjeta amarilla al local Nadjib (m.49).

Incidencias: Partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey que se disputó en el estadio Nueva Condomina de Murcia ante más de 20.000 espectadores.

Loading...