Inicio Actualidad La tensión en el Govern aumenta con la previsión de nuevas restricciones

La tensión en el Govern aumenta con la previsión de nuevas restricciones

“A propuesta del vicepresident del Govern, en sustitución de la presidencia de la Generalitat, y de la consellera de Presidència, el Govern acuerda…”. El Consell Executiu dio ayer el paso de solicitar el estado de alarma y lo hizo con la firma de Pere Aragonès y Meritxell Budó como muestra de la nueva cogobernanza catalana, pero no sin tensiones entre sus socios.

Tras la inhabilitación de Quim Torra Junts se ha arrogado la bandera de la contundencia en la demanda de medidas contra la expansión de la pandemia mientras ERC hace equilibrios con la gestión, en especial de la Conselleria de Salut. Y es ahí donde surgen los reproches. Más aún con la baja del secretario de Salut, Josep Maria Argimon. De hecho, en Junts creen que sin la contundencia y autoridad moral de Argimon la toma de decisiones se ha ralentizado en los últimos días pese a que los datos sobre la evolución de los contagios requería de más contundencia.

El cierre de restaurantes y terrazas a causa del coronavirus podría prolongarse quince días más. Xavi Jurio

Presión de Junts para acelerar la toma de decisiones

Hace días que en la Conselleria de Interior, que dirige Miquel Sàmper, barajan informes sobre cómo aprovechar el margen de maniobra que otorga la solicitud del estado de alarma y se trabaja en un toque de queda, pero en ERC han hecho su propio tránsito algo más lento. De hecho, en Junts se señala a la consellera Alba Vergés como la más reticente a tomar medidas restrictivas y plantearlas con la vista puesta en el lunes y no en este fin de semana. El resultado puede ser ese si el consejo de ministros se acaba celebrando mañana, pero en Junts molesta especialmente que, después de haberse adelantado en la toma de decisiones –desde hacer obligatorio el uso de la mascarilla, hasta el cierre de bares y restaurantes– “ahora vayamos a remolque”. “Quizás la semana pasada ya era el momento del estado de alarma”, avisan.

Vergés pidió el jueves en la conferencia interterritorial clarificar el instrumento y ayer por la mañana, con los datos epidemiológicos desbocados, se asumió como única vía. En la reunión del grupo de crisis Covid-19, los consellers de Junts lo tienen claro, mientras Aragonès acabó de decantar la decisión tras una conversación con el lehendakari Urkullu, que ya había pedido el estado de alarma para Euskadi. Sucesivas comunicaciones con el ministro Illa garantizaban que Catalunya puede disponer del mando único y se remató con un mensaje con Pedro Sánchez. Por su parte, la consellera Budó también mantuvo contactos con miembros del Gobierno central.

El Govern insta a la población a evitar todas las reuniones sociales que no sean imprescindibles. Albert Cadanet / ACN
El Govern insta a la población a evitar todas las reuniones sociales que no sean imprescindibles. Albert Cadanet / ACN

ERC espera el consenso de los expertos

Aragonès convocó a mediodía una reunión de ERC, mientras Carles Puigdemont citó a la cúpula del partido y sus consellers. A primera hora de la tarde, el vicepresident llamó a una segunda reunión del grupo Covid-19, a la que ya asistió el jefe de los servicios jurídicos de la Generalitat, y un consell executiu. La decisión estaba tomada, pero en Junts querían ir más allá y evidenciar que están por actuar con mayor celeridad, así que se pidió una “rectificación” al Govern. En ERC, ven la curva de contagios y se aferran a que no se tomarán decisiones sin el consenso de los expertos, pero la presión de Junts no cesa. En la reunión de los grupos parlamentarios con el Govern sorprendió el intercambio entre Vergés y Albert Batet.

¿El Govern ha gestionado bien los rebrotes de la Covid-19 en Catalunya?