La tercera manga de la Etapa 0, también para el «Mapfre»

El velero español se impuso en Saint Malo con otra exhibición de navegación y velocidad

El Mapfre sigue dando muestras de poderío en la Etapa Cero de la Volvo Ocean Race. Es cierto que no puntúa para la regata, pero las sensaciones que están dando Xabi Fernández y su tripulación están siendo excelentes a estas alturas del proceso. Los españoles tenían una ventaja de siete millas sobre el segundo cuando cruzaron la línea de meta a las 0829 UTC cerca de Saint-Malo, aunque tenían la regata ganada desde mucho antes.

El Brunel encabezaba el grupo perseguidor, seguido por Dongfeng y Vestas; ese era exactamente el mismo orden que tenía la flota en el momento clave en el que se decidió la regata.

Cuando la flota comenzó la tercera prueba de la Etapa Cero en Plymouth, el Mapfre se lanzó hacia el sur con el Vestas 11th Hour Racing y el Turn the Tide en Plastic, mientras que los otros eligieron una ruta por la costa que requería una agotadora secuencia de trasluchadas. Cuando la flota se volvió a juntar, la opción del sur había sido la buena y tanto Brunel como Dongfeng Race Team cambiaron de lado y eligieron la opción sur con Mapfre y Vestas 11th Hour Racing.

La flota entonces tuvo que lidiar con una barrera de vientos ligeros que bloquearon la ruta. Las calmas eran más estrechas en el sur y los cuatro barcos que habían apostado por esta opción bajaron de velocidad pero continuaron moviéndose, mientras que Sun Hung Kai / Scallywag retrocedió con la marea, completamente en calmado. A las 1700 UTC, la flota aún estaba agrupada. Dos horas más tarde, Sun Hung Kai / Scallywag apenas se había movido, pero Mapfre, el primero en llegar al viento nuevo, estaba a medio camino a través de la bahía de Lyme y cruzaba a 16 nudos.

Después de pasar por los “needles” (un hito que ya conocemos bien, después de haber aparecido tanto en la Around the Island como en la Fastnet) y una por el Canal de la Mancha, la emoción esperaba en la zona de aceleración de marea junto a la costa francesa. Como si se subieran en una pasarela mecánica de las de los aeropuerto, las velocidades de cada barco saltaron de los 13 nudos a los 19 en un periquete.

A partir de ahí, el Mapfre ya no tuvo rivales y completó las aproximadamente 250 millas del recorrido en 18 horas, 29 minutos y 50 segundos.

Xabi Fernández, patron del equipo español, estaba encantado a la conclusion de la prueba. “Muy buen resultado para nosotros, ha sido una etapa muy buena para nosotros de principio a fin. Escogimos bien al irnos lejos de tierra, encontrando buen viento y buena corriente, mientras veíamos a los otros equipos luchar con la corriente. Estoy muy contento con nuestro resultado. Estamos viendo que la velocidad de los equipos es similar y creo que las victorias se decidirán por pequeños detalles”, afirmó.

Los equipos completarán la Etapa Cero rumbo a Lisboa el domingo en la última manga antes de que la Volvo Ocean Race comience de verdad.

Ñeti Cuervas-Mons dijo: “La salida ha sido la clave. Estamos todos cansados, pero ha sido una etapa tranquila. No ha habido muchas maniobras y ha sido todo más o menos en línea recta. Las condiciones también han sido tranquilas, con unos 15 nudos de viento y un poquito más en el punto donde nos escapamos. La clave ha sido el habernos ido hacia el Sur en la salida, cuando la mayoría han ido pegados a la costa. En teoría nosotros teníamos más corriente en contra pero tuvimos mucho más viento, así que ahí es donde ganamos las seis o siete millas de diferencia y las hemos mantenido hasta el final”.

Loading...