La transformación sin fin del rostro de Charlene de Mónaco

El lunes Catherine Zeta-Jones dejó boquiabierto a medio mundo con su imagen, sobre todo con los últimos procedimientos estéticos que se realizó y que le dejó un rostro bastante diferente del habitual. Ahora le ha tocado el turno a Charlene de Mónaco. Hace mucho que la exnadadora y esposa del príncipe Alberto de Mónaco no aparecía en un acto público, para nadie es un secreto que ella evita todo lo posible asistir a eventos, pero esta vez no pudo evadir su trabajo oficial y acudió como representante del Principado de Mónaco a la gala de entrega de los premios princesa Grace, que se celebran en los Estudios Paramount de Los Ángeles. Y su rostro, prácticamente sin gestos, volvió a ser noticia.

Desde que comenzara su relación amorosa con el príncipe Alberto, la princesa se ha sometido a diferentes intervenciones estéticas, y ha renovado radicalmente su imagen en varias ocasiones. Entre las más evidentes están la rinoplastia y el aumento de pecho. Y aunque, como muchas otras personas es una cliente frecuente del bótox, esta vez el exceso de colágeno en los labios la delató. Charlene siempre tuvo unos labios bastantes delgados y finos, pero la noche de este miércoles se dejó ver con unos mucho más carnosos e inflamados. Tanto así que le costaba sonreír con naturalidad. Eso sumado al tratamiento al que se sometió para voluminizar sus pómulos dieron como resultado un rostro demasiado hinchado.

La princesa Charlene de Mónaco, la noche del miércoles en Los Ángeles.
La princesa Charlene de Mónaco, la noche del miércoles en Los Ángeles. WireImage

La rinoplastia se la realizó en 2008. Decidió pasar por el quirófano para perfilarse la nariz y hacerla un poco más delgada (antes era aguileña y estaba torcida). Luego cayó en las manos del bótox. Al principio se inyectaba poco solo para disimular algunas líneas de expresión, pero con el paso de los años Charlene ha ido perdiendo algo más que las arrugas normales de la edad. El exceso de esta sustancia provoca que tenga un rostro con gesto de sorpresa y bastante plastificado.

La princesa pasó de nuevo por quirófano en 2010 cuando decidió aumentarse el pecho. Aunque nunca lo ha confirmado las fotos del antes y después sirven como pruebas irrefutables de la operación.

Loading...