La UE desbloquea el cuartel militar conjunto que vetaba Reino Unido

La primera estructura militar propia de la Unión Europea comenzará a funcionar este jueves. Los países miembros han desbloqueado la creación de un cuartel en Bruselas que controlará —en principio— solo las misiones militares de la UE que no implican el uso de la fuerza. Así lo ha anunciado la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, durante la presentación del nuevo fondo de defensa que ha lanzado la Comisión Europea para financiar proyectos conjuntos.

Con la puesta en marcha de la llamada, eufemísticamente, capacidad de planeamiento, se levanta el bloqueo que mantenía Reino Unido sobre la nueva estructura. Londres argumentaba que el proyecto iba más allá de lo inicialmente acordado porque en los documentos de trabajo figuraba el término “cuartel militar operativo”, que traslada la impresión de un órgano más potente y autónomo para adoptar decisiones. La discordia se ha resuelto evitando esa palabra, aunque los Estados miembros más ambiciosos en políticas de defensa (España entre ellos) esperan recuperarla en los próximos años, especialmente tras el Brexit.

El horizonte electoral británico desaconsejó a los diplomáticos de Reino Unido avanzar en un instrumento que ya estaba acordado políticamente. Londres siempre ha recelado de una mayor integración comunitaria en defensa porque considera este ámbito estrictamente nacional. El calendario electoral impidió aprobar la nueva estructura en la última reunión de ministros de Defensa de la UE, celebrada a mediados de mayo. A pocas horas de los comicios británicos, Mogherini decidió comunicar en público esa decisión como ejemplo de progreso en las decisiones que están adoptando los Estados miembros para reforzar la defensa europea.

El cuartel comenzará a funcionar con un núcleo duro de unas 30 personas, que irá creciendo progresivamente, según las fuentes consultadas. En principio, solo servirá de mando para las tres misiones no ejecutivas (de entrenamiento o asesoramiento) que la UE tiene ahora desplegadas en el exterior: la de República Centroafricana, la de Malí y la de Somalia. Lo dirigirá Esa Pulkkinen, actual responsable del comité militar de la UE. Hasta ahora estaba asignado al servicio diplomático con labores de asesoramiento.

Los Estados miembros deben revisar el funcionamiento de esta estructura en 2018. Ese será el momento en que el cuartel pueda ganar nuevas competencias, aunque todo dependerá de cómo evolucione la negociación del Brexit. Si se producen progresos, Reino Unido puede decidir eliminar obstáculos a este fortalecimiento europeo en defensa porque en el fondo le interesa poder cooperar con una UE más reforzada en el futuro. Pero también puede tomar este dosier como rehén y bloquear algunos elementos —como ha ocurrido en las últimas semanas con el cuartel— para condicionar el divorcio de la UE.

Loading...