Inicio Actualidad La UEFA consintió el dopaje financiero del PSG y el Manchester City

La UEFA consintió el dopaje financiero del PSG y el Manchester City

Una nueva serie de documentos filtrados por Football Leaks y publicados por el consorcio European Investigative Collaborations (EIC), en el que participa el rotativo alemán ‘Der Spiegel’, revela que el Paris Saint Germain y el Manchester City recibieron inversiones millonarias  procedentes de Qatar y Abu Dabi para eludir las sanciones a las que se enfrentaban por incumplir las normas del ‘fair play’ financiero decretadas por la UEFA. Según estas informaciones, el propio organismo que controla el fútbol europeo, dirigido en ese momento por Michel Platini y el actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, colaboró con los clubes y ocultó la inyección de dinero.

El ‘fair play’ financiero fija el techo de deuda y de pérdidas económicas que puede tener un club europeo. En el 2014, tanto el PSG como el Manchester City fueron sancionados con 60 millones de euros de multa por incumplir la norma. Ambos clubes vieron también limitada la posibilidad de invertir en nuevos jugadores, pero en ningún momento se planteó su exclusión de las competiciones europeas, algo que sí había sucedido con otros equipos.

Reuniones en secreto

Los documentos de Football Leaks señalan que Infantino, que entonces ocupaba el cargo de secretario general de la UEFA, se reunió en secreto con los máximos mandatarios del PSG (presidido por el catarí Nasser Al-Khelaifi) y del Manchester City (propiedad del jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan) para pactar fórmulas que les permitieran eludir una sanción mayor. Así, el club parisino recibió donaciones por valor de 1.800 millones de euros mediante contratos de patrocinio que fueron posteriormente cuestionados por los auditores de la UEFA. También el City, con la mediación del expresidente francés Nicolas Sarkozy, se benefició de una importante inversión procedente de Abu Dabi.

En el verano del 2017, los fichajes de Neymar (por 222 millones de euros) y de Mbappé (por 180 millones) hicieron saltar las alarmas en torno a la gestión financiera del PSG, pero según desvela Football Leaks, una delegación de la UEFA comunicó al club que el asunto se cerraría sin más sanciones “por razones políticas”.