La verbena del «instagramer»

Un hotel del centro ofrece a sus huéspedes un fotógrafo personal para retratar los mejores momentos de las fiestas

La Latina se prepara para recibir las fiestas de La Paloma y, para celebrarlo, La Posada del León de Oro (calle Cava Baja, 12) ha tenido una brillante idea para que los turistas y madrileños más curiosos puedan sacarle el máximo partido visual sin perder demasiado tiempo y dejando de lado el «palo selfie». Este singular hotel (17 habitaciones y ubicado en una antigua corrala del Madrid de los Austrias) ha creado la figura del «Urban Photographer», un fotógrafo personal a disposición de los huéspedes que les hará vivir las fiestas al más puro estilo «instagramer», guiándoles por los rincones más emblemáticos y bellos del barrio, mientras su cámara profesional recoge las instantáneas que quiera el cliente, que luego las recibe por correo electrónico. Los precios varían en función de las horas que se solicite y del número de fotos que el huésped desee.

«En la era de las redes sociales es casi tan importante disfrutar de tu tiempo libre como presumir de lo que haces de él, ahora fotografía y ocio están tan unidos que resulta imposible concebir un plan sin fotos. Madrid en agosto es una verbena y quienes se apunten a marcarse un chotis o beber limonada, sabrán lo bien que quedará colgada en sus redes sociales una foto disfrutando del verano en la capital», comentan desde la posada, que tiene los diplomas de «Establecimiento Tradicional Madrileño» y «Empresa Centenaria», otorgados en 1981 y 1987, respectivamente, por parte de la Cámara de Comercio de Madrid.

El cliente puede pedir al fotógrafo que le lleve a lugares de su interés, pero además, en base a su experiencia y manejo de las redes sociales, el «Urban Photographer» de La Posada del León de Oro ha seleccionado lugares y experiencias imprescindibles para estas fiestas, empezando por la fachada y los balcones del hotel, que hacen un guiño al traje regional de Madrid, decorado con mantones de Manila.

El fotógrafo también lleva a los huéspedes a conocer los mejores trampantojos de La Latina. Cuando el calor empieza a apretar, su recomendación es sumergirse en Los Jardines del Príncipe de Anglona, una de las mejores opciones para desaparecer un rato del ambiente verbenero del barrio y disfrutar de uno de los lugares menos conocidos del Madrid más castizo.

Pasear por la capital es descubrir la gran variedad de pinturas de las que presumen los exteriores de sus edificios, como El Mercado de La Cebada, cuya fachada habla por sí sola con el mensaje «Llena la vida de color». Desde el siglo XVI ha sido punto de encuentro de comerciantes, hasta convertirse en uno de los mercados más importantes; parada recomendada para todo «instagramer» que disfrute de las fiestas.

Gastronomía en la Cava Baja

Más que recomendado, el recorrido por la calle La Cava Baja es obligatorio, ya que es una de las protagonistas de las verbenas, al ser una de las calles con más historia. Bajo ella se esconden las antiguas murallas de la ciudad, con algunos tramos visibles, pero más allá de su valor monumental, es la calle con más tradición tabernera de la capital y, por tanto, uno de los puntos clave para disfrutar de la gastronomía con un ambiente que ningún fotógrafo querría desaprovechar.

Para terminar, el guía también sabe lo bien que queda una foto brindando con un vino tinto con Denominación de Origen de Madrid, sobre las murallas de la antigua corrala donde hoy se ubica La Posada del León de Oro. Allí se encuentra La Enotaberna, con más de 300 referencias en vino que pueden degustarse en su terraza temporal.

Loading...