La victoria de Iglesias divide a los aliados de Podemos

Los aliados de Podemos han recibido con diferente entusiasmo la victoria de Pablo Iglesias en el congreso de Vistalegre 2 frente a Íñigo Errejón. Desde el alivio en la dirección de Izquierda Unida, que veía peligrar su alianza en el caso de que Errejón hubiera asumido las riendas de Podemos, a la frialdad en Compromís, cuyo portavoz en el Congreso reconoce abiertamente que las tesis que comparte son las del derrotado número dos. En Cataluña, el triunfo de Iglesias no es lo que más beneficia a los intereses de Ada Colau; y en Galicia, el complejo ecosistema de fuerzas implicadas en la coalición de En Marea no se ve tan determinado por el pablismo o el errejonismo.

El reelegido líder de Podemos hace de las alianzas, en todo caso, una de sus apuestas políticas prioritarias. Iglesias defiende un “bloque histórico” para ganar al PP. A cambio, Errejón, según destacan algunos de sus aliados, tiene una mayor comprensión de la concepción “plurinacional” de España.

Izquierda Unida es claramente el socio de Podemos más beneficiado con la victoria de Iglesias. La cúpula de la federación de izquierdas aguardaba con inquietud el resultado de la pugna, en la que fue incluso un factor de disputa. El líder, Alberto Garzón, protestó formalmente por carta a Podemos por las “intolerables críticas” a su formación. Errejón utilizó en campaña a IU, primero forzando a Iglesias a incluir una clásula para impedir una eventual fusión, y después reivindicando el “orgullo morado” a base de proclamar que Podemos no podía ser “ni el PSOE ni IU”. Esto es, poniendo a sus socios de contraejemplo.

Pero el propósito de Garzón de avanzar en la construcción de Unidos Podemos como partido “superador” no será tan sencillo. Errejón, con su 37% en la direCción del partido, seguirá frenando ese objetivo.

El camino de las otras alianzas de Podemos —En Comú Podem, en Cataluña; En Marea, en Galicia; y Compromís, en Valencia— sigue su propio curso. En Cataluña y en Galicia, con la puesta en marcha de nuevas organizaciones con distinto ritmo. El complicado mapa de aliados de Podemos seguirá siendo variable porque Iglesias incluyó en su documento organizativo, el que ha sido aprobado en Vistalegre, la libertad de las organizaciones autonómicas y municipales de Podemos para decidir cómo concurren a las elecciones en 2019.

IU: “Ha ganado la apuesta por consolidar Unidos Podemos”

Izquierda Unida respiró con alivio al conocer los resultados de Vistalegre 2. El líder de IU, Alberto Garzón, ha manifestado en repetidas ocasiones sus diferencias políticas con Íñigo Errejón, que pasan directamente por que el secretario político de Podemos siempre ha albergado reticencias sobre esta alianza. IU fue objeto de disputa entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón durante la campaña para el congreso. El todavía número dos de Podemos logró que Iglesias incluyera una cláusula para dificultar al máximo una eventual fusión con IU, al requerir el acuerdo de dos tercios de las bases de Podemos.

A pesar de ello, Garzón cree que la victoria de Iglesias significa que “ha ganado una apuesta por la unidad, por consolidar el espacio político de Unidos Podemos”. El líder de IU afirma que su formación va a trabajar para entrar “en una nueva fase” de “consolidación” de la alianza, para incorporar a más actores.

En la cúpula de IU son conscientes, no obstante, de que Iglesias se ha impuesto a Errejón pero este conserva un porcentaje importante dentro del partido. Y las minorías siempre presionan.

Compromís: “Sería un error que Iglesias prescindiera de Errejón”

La formación valenciana Compromís mantuvo la neutralidad en la pugna entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón pero su portavoz en el Congreso, Joan Baldoví, ha sido claro en reconocer que las tesis políticas que comparte son las del número dosde Podemos frente a las del líder. En ese sentido, Baldoví, aunque reconoce que la victoria de Iglesias ha sido “rotunda”, pide al líder de Podemos que no cometa el error de prescindir de Errejón. El diputado se lo ha trasladado también en privado.

“Mi mensaje para Pablo Iglesias es que no deje caer a nadie y que intente integrar a todo el mundo”, afirma en conversación con EL PAÍS. Desde la absoluto “respeto” a la democracia, Baldoví desliza: “El tiempo dará y quitará la razón”.

El portavoz cree que la victoria de Iglesias, en todo caso, no influirá en su colaboración en el Congreso, aunque Compromís está en el Grupo Mixto. Ahora bien, precisamente por esa colaboración, el diputado de Compromís se moja. “Errejón es una persona muy inteligente. Prescindir de él en la vida parlamentaria sería un error”.

En Marea:“La decisión sobre el espacio político la tomarán las bases”

No provoca grandes cambios para en En Marea la victoria de Pablo Iglesias sobre Íñigo Errejón en el congreso de Podemos, porque el complejo ecosistema de formaciones gallego sigue su propia pauta. La coalición tiene ahora mismo en discusión la construcción del nuevo partido de En Marea, y se encuentra inmersa en una disputa política sobre si su discurso debe ser o no más nacionalista. En todo caso, el documento organizativo de Iglesias, que ha sido el aprobado en Vistalegre, da libertad a los territorios para decidir cómo se presentan a las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Desde En Marea remarcan esa facultad: “La última palabra sobre la construcción del espacio político gallego la tendrán los inscritos de Podemos”, afirma a EL PAÍS su portavoz en el Congreso, Antón Gómez- Reino.

En Marea también pide a su socio electoral que sea capaz de integrar sus dos sensibilidades. “Es imprescindible la conjunción de las dos propuestas políticas. Tanto Iglesias como Errejón son imprescindibles”, reflexiona Gómez- Reino.

Neutralidad hasta el final de los comunes

ÁNGELS PIÑOL

En Comú Podem decidió desde el primer día mantener una cuidada posición neutral en Vistalegre 2. Xavier Domènech, portavoz de la coalición, ha mantenido esa postura cuando se está en pleno proceso de construcción del nuevo sujeto de izquierdas que auspicia Ada Colau y en el que participan Barcelona en Comú, Iniciativa, Esquerra Unida y Podem. El resultado de la asamblea, sin embargo, ha salpicado al nuevo partido en ciernes. El núcleo más próximo a la alcadesa es afin a las tesis de Errejón y a su visión federalista y de modelo de Estado plurinacional. De hecho, Errejón, que se prodiga en Barcelona mucho más que Pablo Iglesias, tiene una relación excelente con los comunes que eran prácticamente sus aliados.

La victoria de Iglesias refuerza de forma inesperada al secretario general de Podem, Albano Dante Fachin, que se alineó con el secretario general. Fachin defiende desde hace tiempo que sean las bases las que decidan si se suman al nuevo sujeto después de su constitución en abril. La eventual disolución de los socios se aplaza a 2019. El documento político de Iglesias no contempla claramente la soberanía de los entes autonómicos —deja abierta esa opción— aunque Fachin cree el texto blinda a la asamblea de Podem decida lo que decida.

Loading...