Inicio Actualidad Lambán y Echenique: ágrafos profesionales

Lambán y Echenique: ágrafos profesionales

Javier Lambán y Pablo Echenique siguen empeñados en reescribir la historia de Aragón y, por tanto, la de España. No obstante, demuestran tal desconocimientos histórico sobre la tierra que representan que, amén de hacer el ridículo, se comportan como ágrafos profesionales. Si OKDIARIO publicaba este martes que tanto el PSOE como Podemos han proclamado a la comunidad autónoma como “un país con derechos históricos” anteriores a la Constitución de 1978, ahora pretenden alterar la verdad de esa historia a base de manipular a los funcionarios de la administración pública y a los periodistas de la televisión regional. Por mucho que socialistas y bolivarianos se empeñen en imponer el concepto “Aragón, nacionalidad histórica”, lo único cierto es que Aragón y España forman la parte y el todo de lo mismo desde hace más de 2.ooo años.

El desconocimiento histórico es comprensible en Pablo Echenique, que al margen de llevar inoculada la manipulación inherente a Podemos, nació en Santa Fe, Argentina, y por tanto habla de oídas y con muchos prejuicios sobre la historia de Aragón, que es también —quiera o no quiera— parte esencial de la historia de España. Otra cosa es el caso de Javier Lambán. Nacido en la población zaragozana de Ejea de los Caballeros, debería saber que su pueblo ya formaba parte de la Hispania romana —Hispania Citerior, para ser más concretos— en el siglo I antes de Cristo, cuando no había ni rastro de la palabra “Aragón”, mucho menos de cualquier tipo de cuestión “nacional”. De hecho, y a posteriori, fue un punto clave en el siglo XII, ya que desde los reinos de Navarra y Aragón unieron fuerzas para reconquistar y reunificar España.

Ese y no otro era el fin de esas comunidades cristianas con categoría de “reino”, pero con realidad de provincia. Unidad que recuperaron tras derrotar a los musulmanes y que germinó en la Monarquía Hispánica de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón a finales del siglo XV. Siempre Hispania o “España” como distintivo de la historia de Aragón. Por citar un hito más, y por mucho que disguste a Lambán y Echenique, Aragón, con Zaragoza como símbolo, fue bastión de la nación española contra los franceses en la Guerra de la Independencia. Hay pocas tierras en España más genuinamente españolas que Aragón. Por eso, ante los intentos de manipulación y tergiversación de PSOE y Podemos, sólo cabe recomendarles menos ideología fútil y más biblioteca para hablar de estos asuntos. El ridículo no debería ser una opción para los que cobran de todos los españoles.