Lara, tu incultura no tiene cura

    José Enrique Lara Peláez, presidente chusquero de Vox en Málaga, ayer maltrataste de palabra a la colaboradora de AD Begoña Vila, periodista, licenciada en Farmacia y Grado en Óptica y Optometría por la Universidad Europea de Madrid. En tu parodia como ofendido, le dijiste chulescamente que el nuestro era un panfleto y no un medio de comunicación. No entraré contigo en disquisiciones semánticas y te acepto el derecho a considerar lo que te plazca como a ti te plazca.

    Me concedo también a mí mismo ese privilegio. Lo primero, opusino de pacotilla, es que eres un redomado inculto. Toda Málaga lo sabe, lo que resta crédito a tus ambiciones políticas. Lo segundo, que es imperio para ti una tarjeta de visita que reseñe tu condición de presidente de Vox en Málaga para camuflar al mediocre y al hombre gris que eres. Para cualquier proyecto político serio sería una vergüenza tener a alguien como tu al frente. La superioridad electoral que mantiene el PP sobre Vox se explica por personajillos como tu. En el PP de Málaga no pasarías de ser el ordenanza de la sede. En Vox Málaga tu haces y deshaces, sin embargo tu incapacidad gestora y tu brutal incultura.

    Eres políticamente tan ridículo que le hiciste perder a tu partido más de 40.000 votos en la capital malagueña en solo 26 días. El matiz lo pusiste tu mismo al pretender que te votaran nada menos que para alcalde de Málaga, como si la gente de esta ciudad no te conociera bien. ¿Quitar a Paco de la Torre para ponerte a ti? Hay que ser muy patético y muy friki…

    Cada vez que proyectas la imagen torrentiana que la izquierda quiere dar de la derecha, le estás haciendo un flaco favor a los ideales que aquí defendemos. Cada vez que hablas avalas nuestro viejo argumento de que la derechona española sirve de refugio a los más torpes y a los más incapaces. Y eso que has tenido tiempo para dejar de zaherir la lengua española cada vez que abres la boca. Tu incultura, lamentablemente, no parece tener cura.

    Será cuestión de días que Vox en Málaga celebre nuevamente elecciones luego de que los de Madrid decidiera invalidar, por razones que solo ellos conocen, las que perdiste este jueves. A decir verdad, este medio fue quien te las hizo perder. Bastó unos cuantos editoriales y arrastrar a un puñado de afines a nuestra causa para que tu gozo se quebrara en la espesura de un pozo.

    Derrotarte a ti y a tus secuaces fue una de las cosas más divertidas y fáciles que hemos hecho desde que AD existe. Si nos lo propusiéramos volverías a perder, entre otras cosas porque son muchos los que ya te tienen calado. Y te hicimos perder las elecciones, peripatético, cuando lo que tenías enfrente era lo que era. Por el momento te salva que el inaccesible coronel no renueve mi ánimo para proporcionarle una nueva victoria sobre ti. Nada nos sería más sencillo.

    Pero los otros están callados, ellos sabrán por qué. Deduzco que la última filípica de Madrid les habrá metido el miedo en el cuerpo y ahora no quieren ser identificados con un medio que llama al pan pan y vividor a Santiago Abascal. En una de las decisiones políticas más absurdas que puedan tomarse, han decidido que la entente con Madrid es más importante que salir derrotados por alguien tan inculto y tan políticamente grotesco como tu, que confundes a Vox con tu propio cortijo.

    Ya se sabe que la derechona española es profundamente miserable y desagradecida. Y también bastante previsible. Como lo eres tu. Porque nadie que te conozca esperaría nunca de ti alguna idea brillante, una frase genial, nada que sobrasalga o que sea sobresaliente. Intelectualmente te quedaste en la EGB, aunque pomposamente a veces te la quieras dar de erudito. Solo te nutres de un puñado de tópicos cuarteleros y de un montón de chascarrillos patrioteros, siendo el «Arriba España», con voz impostada, el más elevado intelectualmente de todos ellos. Por eso la gente culta y elegante de Málaga; la del Limonar, la de Cerrado Calderón, la de Echevarría del Palo, la de Guadalmina… le da la espalda a tu chiringuito y vota masivamente al PP.

    Personajillos como tu solo benefician a la hegemonía política de la izquierda en España. Tu eres la prueba viviente de que perdamos frente a ella todas las batallas culturales; arrogante, ridículo, zafio e inculto José Enrique Lara Peláez.