Las 10 mejores sintonías televisivas del nuevo siglo

7

A algunos seriéfilos nos recorre un escalofrío cuando Netflix propone ‘saltar intro’ y pasar directamente al meollo. ¡Sacrilegio! Detrás de cada gran serie (o mejor dicho, delante) suele haber un gran tema principal, y escucharlo mientras se revisan las imágenes de los créditos forma parte esencial del ritual.

El culto alrededor de las series incluye, quizá ahora más que nunca, culto a su música. Sellos como Lakeshore e Invada (cofundado por Geoff Barrow de Portishead) las publican regularmente en lujosas ediciones de vinilo. Y sus autores pueden salir de gira: este martes, Michael Stein y Kyle Dixon llegan a Barts con sus piezas sintéticas para ‘Stranger things’; el 10 de mayo hay concierto de ‘Juego de tronos’ ¡en el Sant Jordi! protagonizado por el compositor Ramin Djawadi.

Debajo, diez motivos musicales para nunca en la vida ‘saltar intro’.

1. ‘Mad men’, de RJD2

La serie de Matthew Weiner tenía, entre sus muchos méritos, una obsesiva fidelidad a la verdad en su ambientación ‘sixties’… Salvo en la música. De entrada, el tema principal era la versión instrumental de ‘A beautiful mine’, tema del rapero Aceyalone y el productor RJD2, con cierto aire de fiesta de cóctel pero técnicas de producción desconocidas en los días de la administración Eisenhower.


2. ‘Juego de tronos’, de Ramin Djawadi

Antiguo ahijado/colaborador de Hans Zimmer y Klaus Badelt, el aleman-iraní Djawadi dejó de trabajar a la sombra de compositores estrella con la música de ‘Prison break’, a la que siguió ‘Iron man’ para Marvel y, después, su emblemática partitura para la serie estrella de HBO. Según ha contado, empezó a silbar la melodía principal mientras conducía a casa después de haber visto los visuales. 


3. ‘Les revenants’, de Mogwai

Después de escuchar su trabajo en el documental ‘Zidane, un portrait du 21e siècle’, Fabrice Gobert tuvo claro que quería al grupo posrock para su serie de zombis sui generis. Como la propia serie, el ‘score’ de Mogwai (con ‘Hungry face’ como tema principal) es reposado, poético y elegante. Puede decirse que ellos marcaron el tono: la música se compuso por anticipado, sirviendo como inspiración durante el rodaje.


4. ‘The americans’, de Nathan Barr

Este drama conyugal disfrazado de thriller de espionaje, cuya temporada final acaba de arrancar, ha sido aplaudido por un uso ejemplar de las canciones, sobre todo las de Peter Gabriel. Pero la música original de Nathan Barr merece reivindicación, empezando por ese tema principal con aires de Lalo Schifrin (el empleo del dulcimer remite a ‘Danube incident’) y Bernard Herrmann (esas cuerdas afiladas).


5. ‘Vikingos’, de Fever Ray

La artista sueca Karin Dreijer (ex The Knife) compuso “If I had a heart” para su debut como Fever Ray, obra maestra electro-pop en la que helaba la sangre dialogando con versiones espectrales de su propia voz. Ella no suele licenciar su música, pero vio un montaje de los créditos creados por The Mill y, claro, dijo “sí”. La acción de ‘Vikingos’ rara vez ha estado a la altura del grado de oscura fascinación marcado por esa apertura.


6. ‘Transparent’, de Dustin O’Halloran

Jill Soloway, creadora de ‘Transparent’, era fan de los dos primeros discos de solos de piano de Dustin O’Halloran. La música debía ser en la serie como una manta cálida que cubriera a toda la familia Pfefferman: el vivo sonido del amor que une a sus miembros pese a sus diferencias. El tema principal es pura nostalgia, puro sentimiento: un pequeño gran vals que valió el Emmy a O’Halloran.


7. ‘Halt and catch Fire’, de Trentemøller

Después de un concierto en Los Ángeles, el danés Trentemøller recibió la oferta de un productor de reducir un tema suyo de cinco minutos y medio a solo treinta segundos. Misión cumplida: su bomba electro ‘Still on fire’ se convirtió en tema principal de ‘Halt and catch fire’, serie sobre la revolución informática de los 80. Del resto de la música se encargó Paul Haslinger, ex Tangerine Dream.


8. ‘The leftovers’, de Max Richter

La banda sonora de ‘The leftovers’ era un mosaico (inteligente e intenso) de canciones pop y piezas del compositor neoclásico Max Richter creadas o renovadas para la ocasión. Puede que la melancólica pieza para piano ‘The departure’ se convirtiera, con el tiempo, en tema principal no oficial de la serie, pero en los créditos sonaba una épica composición para cuerdas y corales.


9. ‘Stranger things’, de Michael Stein y Kyle Dixon

Stein y Dixon, dos cuartas partes del grupo synth S U R V I V E, han acertado de lleno con una banda sonora que mira, y además con descaro, hacia los sintes pulsátiles de John Carpenter, sobre todo en su tema principal. Esperemos que en su concierto en Barts, el dúo tejano se incline por la versión extendida (cinco minutos y medio) y no la breve que suena en los créditos.


10. ‘Mindhunter’, de Jason Hill

Antiguo líder del grupo rock Louis XIV, Jason Hill parece destinado a dejar más huella en el terreno de las bandas sonoras. Ayudó en la de ‘Perdida’ y, después, se convirtió en único compositor del siguiente proyecto de Fincher, esa fascinante ‘Mentes criminales’ en clave intelectual llamada ‘Mindhunter’. Su tema principal es una espaciosa melodía pianística a la que se suman unas tensas cuerdas en vibrato.