Inicio Actualidad Las ausencias marcan unos Grammy que luchan por mantener la relevancia

Las ausencias marcan unos Grammy que luchan por mantener la relevancia

Los grandes premios de la música estadounidense vuelven este domingo con la necesidad de reconectar con el público y reconciliarse con algunos de los pesos pesados de la industria musical. Tras perder más de seis millones de telespectadores en la edición del año pasado, marcada por el controvertido aluvión de reconocimientos para Bruno Mars y la casi total ausencia de mujeres nominadas en las grandes categorías, la Academia de las Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos ha tomado medidas para incrementar la diversidad de los nominados y mantener la relevancia cultural de los Grammy. Pero no será fácil. Salvo sorpresa de última hora, artistas como Kendrick Lamar o Drake pretenden boicotear la ceremonia.

La posible espantada tiene mucho con ver con la histórica cicatería de los Grammy hacia los artistas de hip-hop, que tienden a copar las nominaciones, pero raramente resultan premiados en las cuatro grandes categorías abiertas a todos los géneros musicales. En esta 61 edición, Kendrick Lamar encabeza la parrilla de salida con ocho nominaciones, entre ellas la de álbum del año por la banda sonora de ‘Black Panther’, seguido por Drake con siete. Pero ambos han declinado la invitación para actuar durante la gala, lo mismo que ha hecho el también rapero Childish Gambino, y ni siquiera han confirmado que asistirán a la gala.  “El hecho es que seguimos teniendo un problema con el mundo del hip-hop”, ha reconocido Ken Ehrlich, el veterano productor de los Grammy. 

Prestigio en entredicho 

“Cuando se van a casa sin el premio gordo, el prestigio de la Academia y el valor de los Grammy se resiente entre la comunidad rapera. Es triste”. A sus posibles ausencias hay que añadir las ya confirmadas de Taylor Swift por problemas de agenda y Ariana Grande, que se ha enzarzado en una disputa pública con los productores de la ceremonia por desavenencias sobre la canción que debía interpretar. Parte del hueco lo ocupará Lady Gaga, a la que se ha recurrido a última hora para compensar el espacio dejado por sus colegas. 

En cualquier caso, ‘star power’ no va a faltar en el Staples Center de Los Ángeles, que recupera la ceremonia tras celebrare el año pasado en Nueva York. Alicia Keys presentará la gala con su inagotable carisma y sentido de la teatralidad, la primera vez que una mujer lleva las riendas desde que Queen Latifah lo hiciera en 2005. Serán tres horas y media de espectáculo, con una veintena de actuaciones previstas. Cardi BMiley CyrusCamila CabelloShawn Mendes, Ricky Martin, Janelle Monáe… Dua Lipa cantará con St. Vincent y Red Hot Chilli Peppers con Post Malone. Se rendirá tributo a la carrera de Diana Ross y se recordará a la reina del soul, Aretha Franklin, fallecida el año pasado. 

Pocos se atreven este año a predecir los ganadores en las cuatro categorías principales — en total son 84– porque en todas ellas se ha pasado de cinco a ocho nominados. No es el único cambio. También ha aumentado significativamente el número de miembros de la Academia con derecho a voto. Unos cambios que buscaban en gran medida aumentar la presencia de artistas femeninas. El año pasado solo Lorde compitió por el mejor álbum y la controversia se exacerbó cuando el presidente de la Academia, Neil Portnow, respondió a las críticas diciendo que “las mujeres tienen que ponerse las pilas”

Como resultado, este año hay cinco féminas entre los ocho aspirantes al mejor álbum. De todos ellos, cuatro son raperos (Drake, Lamar, Cardi B y Post Malone), dos intérpretes de R&B (Janelle Monáe y H.E.R.) y otros dos se mueven entre el folk y el country (Kacey Musgraves y Brandi Carlile). La ceremonia empezará a las 17.00 hora local de Los Ángeles y en España se podrá seguir en directo a través de Movistar a partir de las 2.00 de la madrugada del lunes.