Las claves del enfrentamiento entre Mourinho y el United

3

José Mourinho inicia una nueva temporada en la Premier League en plena cruzada con la directiva del Manchester United. El técnico portugués considera que el club no ha atendido a ninguna de sus exigencias durante el verano a la hora de reforzarse. De los jugadores que pidió, la entidad no ha fichado a ninguno. Únicamente han acudido al mercado para hacerse con tres hombres: Lee Grant, Diego Dalot y Fred.

El entrenador había pedido entre otros jugadores a Gareth Bale, Toni Kroos, Milinkovic-Savic, Mandzukic, Perisic, Maguire o Mina, pero todos ellos, a excepción del colombiano, continuarán en principio en los mismos clubes en los que estaban el pasado curso. Mourinho quería refuerzos para tratar de asaltar una liga en la que el año pasado fue segundo con gran diferencia del campeón y para aspirar a hacer un buen papel en la Champions, sin embargo, tendrá que conformarse con una plantilla muy similar a la del curso pasado.

Todo ello, suponiendo que Pogba no salga a última hora. Con el mercado en Inglaterra ya cerrado, los clubes europeos pueden aún continuar fichando y no sería de extrañar que más de una estrella abandone la Premier para recalar en algún grande europeo. Uno de ellos es el francés, que está en la órbita del Barcelona.

Durante la pretemporada, el técnico lanzó un mensaje contra su directiva: “Mis refuerzos son Pogba, Fellaini, Lindelof, Rashford“. Unas palabras que iban dirigidas a los malos movimientos que han realizado los de Old Trafford en esta ventana estival. De ahí el monumental enfado de Mourinho.

Además, el entrenador del United no podrá contar en este primer partido con sus mejores hombres, pues se acaban de reincorporar a la disciplina del club tras sus vacaciones tras el Mundial. Algo que Mourinho también se encargó de criticar. El luso señaló que “la Copa del Mundo no respeta ni a jugadores ni a clubes”, alegando que “en el fútbol se necesita tiempo para trabajar”, algo que él no ha tenido en este tiempo.

Así las cosas, el conjunto de Manchester inicia su asalto a la Premier en desventaja respecto al resto de rivales. El club no ha atendido a las exigencias del portugués y los refuerzos han sido cuanto menos discretos. El ex entrenador del Real Madrid no ha dudado en mostrar su enfado con la directiva, un malestar argumentado en parte con razón, aunque atender a sus solicitudes no era tarea nada fácil.