Inicio Actualidad Las dudas de Marcos Llorente

Las dudas de Marcos Llorente

La vida de Marcos Llorente cambió en el Olímpico de Roma. La valentía de Solari a la hora de apostar por un jugador que parecía invisible para los anteriores entrenadores -Zidane y Lopetegui- hizo que muchos vieran en el centrocampista un jugador más que válido para tener minutos en el Real Madrid. Fue el mejor ante los italianos y acaparó todo tipo de halagos, lo que provocó que las dudas sobre su futuro aparecieran por primera vez en mucho tiempo.

Llorente tenía claro antes de ese partido que lo mejor para él era dejar el Real Madrid en el mercado de invierno. Marcos es uno de esos jugadores que sabe que fuera del Santiago Bernabéu también hay vida. De hecho, su mejor temporada la realizó en el Alavés. Arropado por un entorno que siempre ha tenido muy claro que lo que debe hacer un jugador joven como el madrileño es jugar, estaba decidido a buscar un equipo que le diese esos minutos que siempre le negaron en la que ha sido su casa, la de su padre, la de su tío, la de su abuelo y la de su tío-abuelo. Su sangre es más blanca que la leche.

Pero ese partido ante la Roma lo ha cambiado todo. Tras vivir en el olvido, Solari ha demostrado que Llorente es el recambio natural de Casemiro. Incluso, que ambos pueden competir por el puesto, ya que sobre el césped son diferentes. El brasileño es una roca que sostiene el equipo y da equilibro, pero Marcos destaca por saber estar siempre en el sitio correcto, ayudar a la defensa y su limpieza a la hora de salir con el balón jugador. Tanto es así que en estos momentos el Real Madrid no está por la labor de empeorar la plantilla dejando marchar a Llorente. A pesar de que en enero podría llegar Exequiel Palacios, en la casa blanca se confía en el canterano.

El problema es convencer a Llorente. Marcos está disfrutando al máximo de este momento, pero sabe que en cuanto Casemiro se recupere de su lesión lo normal sería volver al banquillo y tener unos minutos insuficientes. Por ello, en su cabeza la posibilidad de buscar una salida sigue existiendo. Novias no le van a faltar, aunque esta semana ha despertado sus dudas. Salir o pelear por su sueño, esa es la cuestión.

No quiere engaños

Llorente sólo seguirá en el Real Madrid si le demuestran que cuentan con él de verdad. El pasado verano estuvo muy cerca de irse, pero Lopetegui le mostró una confianza que luego no le daría. Por ello, ahora quiere sentirse valorado de verdad para seguir, si no es así en enero tratará de forzar su salida, aunque en el club no se lo pondrán fácil.

En la Premier tiene muchos equipos que estarían dispuestos a ficharle, aunque en España, entidades como la del Villarreal o el Sevilla, que ya le pretendieron en verano, también podrían tratar de hacerse con sus servicios.