Las historias del barrio madrileño de Usera llegan al Teatro Principal de Valencia

Un vampiro chino que se pasea por el barrio en busca de sangre fresca, un frustrado concierto de Lou Reed en el estadio Moscardó que acabó como el rosario de la aurora, una madre que cree que su hijo perdido es el torero El Cordobés, un viejo tranvía, el único punto de unión del barrio con la ciudad…Estas y otras historias, hasta siete, componen el relato teatral de la obra Historias de Usera que llega al Teatro Principal de Valencia. Siete historias rescatadas de la propia memoria colectiva del barrio de Usera.

La obra, desde su estreno en la desaparecida sala Kubik del barrio madrileño de Usera no ha dejado de cosechar elogios y aplausos por parte del público y la crítica, convirtiéndose en uno de los fenómenos teatrales de la temporada. “La idea de Historias de Usera no nace tanto como un espectáculo sino como un homenaje y una despedida del trabajo que se había hecho durante seis años en el barrio de Usera, cerrando una etapa de trabajo y gestión cultural.” señala su director, Fernando Sánchez-Cabezudo. “Fuimos de los pocos teatros que nos fuimos a la periferia a hacer otro tipo de propuestas, fueron seis años apostando por un trabajo comunitario, un concepto por cierto que es difícil de explicar en este país porque cuando hablas de comunitario parece que estás hablando de algo amateur o que no posee cierta calidad”.

“Todo comenzó —recuerda Fernando— a raíz de la creación de una aplicación digital para el móvil, Storywalker, y gracias a ella, los vecinos nos fueron contando historias del barrio. Ya que la sala se iba a cerrar, el teatro salía a la calle, siendo los propios vecinos los que elaboraban las historias. La aplicación te permitía además guiarte por el barrio siguiendo los lugares donde habían ocurrido o pasado las historias que nos habían contado los vecinos”.

Aunque la sala Kubik cerraba sus puertas a principios de verano del 2016, aquellas historias de Usera no parecían destinadas a quedarse en las calles del barrio. Con la colaboración de una serie de dramaturgos, Alfredo Sanzol, Miguel del Arco, Denise Despeyroux o escritores como Alberto Olmos, las narraciones orales contadas por los vecinos quedaron dramatizadas. “Cuando cerró la sala, retomamos el proyecto, se hizo una adaptación teatral y junto a cinco actores profesionales y seis vecinos se hizo el montaje”.

“Lo maravilloso de este espectáculo es que acabó creándose un imaginario compartido tanto por los actores como por la gente del propio barrio” señala Fernando a propósito de la obra. “Estos actores no profesionales son el motor del propio espectáculo, y sus historias, las historias que han vivido. Esas pequeñas historias que a veces esconden grandes historias que merecen ser contadas”. “De las cosas más bonitas que recuerdo de todo este proyecto, una de ellas fue sin duda el vínculo emotivo de hacer un espectáculo de un barrio con la gente de ese barrio”.

La obra ha recibido el premio al Mejor espectáculo del 2016 por parte de la revista teatral Godot y estará en el Teatro Principal de Valencia desde el jueves 16 hasta el próximo domingo 19 de febrero.

Loading...