“Las leyes dejarán que me muera ahogada delante de mis hijos”

“Me llamo Montserrat Voltà y tengo 90 años. Estoy enferma de ELA y mi cuerpo está muriendo, aunque mi cerebro está perfectamente”, afirma la mujer, por boca de su nieta Aina Vera, ya que Montserrat Voltà no puede hablar. “Me da mucha rabia esta situación”, lee su nieta, “las leyes que tenemos dejarán que muera ahogada delante de mis hijos. No me parece bien que después de tener una vida plena, el sistema me obligue a vivir de manera indigna y no permita que me vaya en paz”, continúa la carta. Casos como el de Voltà han provocado que el Parlament catalán haya aprobado llevar al Congreso de los Diputados una propuesta de ley para despenalizar la eutanasia.

Loading...