Las mejores anécdotas de Montserrat Caballé: del anuncio de Navidad al enfado con el ‘conseller’ de cultura

10

Montserrat Caballé ha fallecido este sábado a los 85 años. Con una prolífica carrera y reconocimiento mundial, la diva de la ópera destacó, también, por su sentido del humor, lo que la llevó a protagonizar numerosas anécdotas.

El anuncio de la Lotería de Navidad

En el 2013 hubo un anuncio de televisión que dio mucho de que hablar. Dirigido por Pablo Berger, lo protagonizaba Raphael, Bustamante, Marta Sánchez, Niña Pastori y… Montserrat Caballè. Era el anuncio de la Lotería de Navidad de ese año, y mucho más que del Gordo, se habló de la aparición de la diva catalana.

Su aparición, con su cara de susto incluida, protagonizó numerosos memes de internet. Caballé, lejos de esconderse, calificó el anuncio de “cómico” y “horroroso”, y afirmó que de saber cuál ha sido el resultado, no hubiera participado. “La cara de susto era el maquillaje de ojos redondos”, señaló, y explicó que en sus apariciones teatrales ella suele hacerse la raya alargada.

Esta noche canto yo

A finales de los 70, Caballé acudió a Stuttgart donde tenía actuación (‘Elisabetta‘ de Valois del Don Carlo). En el hotel, se cruzó con Rudolf Nureiev. “¿Tú por aquí, Rudolf?”. “Sí, es que esta noche bailo El lago de los cisnes”. “Perdona, pero esta noche canto yo”. Gran desconcierto, revisión de apuntes…, y resultó que Caballé cantaba Don Carlo el mismo día del mismo mes del año siguiente.

Un “villancico”

En las Navidades de 1943, la familia de Montserrat Caballé (que entonces tenía 10 años) tenía razones para estar alegre, ya que la poliomielitis de su hermano estaba cediendo. En tal ambiente, sus padres la pidieron que cantara un villancico… y Montserrat decidió cantar Madama Butterfly, obra que conocía de memoria, de escucharla en una gramola.

El día que la fusilaron

Hubo un día en que en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona se produjo huelga imprevista de figurantes justo cuando había función de ‘La fuerza del destino’ de Verdi. Los encargados de dirigir la obra, no tuvieron otro remedio que sustituir los soldados por miembros de un batallón que se encontraba de baja en las cercanías.

El director escénico les dio instrucciones para integrar el pelotón de fusilamiento encargado de cesar los tormentos del pobre Mario. Pero los nuevos verdugos no entendieron bien las órdenes, porque fueron a fusilar a Montserrat Caballé. 

Esta es la versión tradicional, pero el historiador Roger Alier asegura que, ante dicha coyuntura, la diva catalana defendió su integridad gritando: “¡Ah, no! ¡A mí nadie me fusila!”.

El enfado con el ‘conseller’ de Cultura

En el 2013, Montserrat Caballé asistió en Zaragoza a un coloquio en el que explicó su enfado con el ‘conseller’ de Cultura en época de Jordi Pujol como ‘president’. 

“Hace años, en una cena muy importante en la Generalitat, estábamos cenando mi marido y yo con el presidente Pujol y su esposa y el ‘ministro’ [sic] de Cultura -y no es que yo le odie- me dijo que yo era una catalana universal (…) y que mi único defecto era haberme casado con un extranjero“, porque su marido, Bernabé Martí es aragonés. “Me resultó patético -afirmó-. Me levanté de la mesa para irme, pero Marta Ferrusola me cogió la mano y me dijo ‘siéntate, hay gente que no sabe lo que dice'”.

“He sido una embajadora de España como todos los cantantes, todos los futbolistas… Y como me enseñaron en Naciones Unidas, por la unión de las gentes y de los pueblos. Quien pone cadenas me hace daño, extirpa a todo el resto, lo manda fuera”, aseguró la soprano, que remachó: “Estoy muy feliz de haber nacido en Barcelona, de haberme casado con un aragonés, de que mi madre fuera de Valencia y de que mis hijos hayan estudiado en España”.