Inicio Actualidad Las mejores frases de Robert Oppenheimer

Las mejores frases de Robert Oppenheimer

Conozcamos algunas de las mejores frases de Robert Oppenheimer, nacido en Nueva York en 1904 y conocido como el padre de la bomba atómica o, en su defecto, uno de ellos, aunque su idea no era originalmente que se usase como finalmente se utilizó y todavía se usa hoy en día.

Julius Robert Oppenheimer es uno de los físicos más brillantes de la historia. Hijo de un inmigrante alemán, se graduó en 1925 en la Universidad de Harvard, aunque durante su juventud trabajó en Alemania y Reino Unido.

Oppenheimer fue un hombre comprometido con su tiempo. Se involucró en asuntos políticos y se preocupó por el auge del nazismo alemán. Hijo en una familia acomodada, tras morir su padre en 1937 usó el dinero heredado para crear organizaciones anti fascistas.

Desde el año 39 comenzó a investigar cómo obtener uranio-235, tratando de adelantarse a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial en la obtención de la primera bomba atómica.

Unido al proyecto Manhattan en 1942, expresó su pesar por las víctimas inocentes de Hiroshima y Nagasaki. Aun así, terminó como presidente de la Comisión para la Energía Atómica en EEUU, cargo que usó para oponerse a la carrera nuclear.

Finalmente, incluso fue víctima de la caza de brujas del presidente McCarthy por su vinculación de juventud con el comunismo.

Frases de Robert Oppenheimer

  • Los pueblos de este mundo tienen que unirse; de lo contrario, perecerán
  • Me he convertido en la muerte, el destructor de mundos
  • El científico sólo es responsable ante la ciencia
  • Mientras los hombres sean libres para preguntar lo que deben; libres para decir lo que piensan; libres para pensar lo que quieran; la libertad nunca se perderá y la ciencia nunca retrocederá
  • Al utilizar por primera vez este tipo de armas nos alineamos con los bárbaros de las primeras edades
  • Necesito a la física más que a los amigos
  • No es responsabilidad de los científicos decidir si se debe utilizar o no una bomba de hidrógeno. Esa responsabilidad corresponde al pueblo norteamericano y a los representantes por él elegidos
  • Es perfectamente obvio que el mundo entero se va al infierno. La única oportunidad posible es que procuremos que no sea así
  • La verdad no es un animal favorito, es el mejor amigo del hombre
  • En la actualidad, no sólo nuestros reyes ignoran la matemática; también nuestros filósofos, y para ir más lejos, ni nuestros matemáticos saben matemáticas
  • Un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier afirmación, de corregir errores

Reflexionemos sobre lo que acabamos de aprender de este brillante científico.